Escándalo en el Zoo de Luján: El Ministerio de Ambiente lo clausuró, entre denuncias de maltrato animal y corrupción

El ministerio de Ambiente de la Nación clausuró definitivamente el zoológico de Luján por incumplir las normativas vigente y por supuestos hechos de maltrato animal. Ya se había clausurado preventivamente en septiembre, pero esta mañana hubo imágenes de tensión: Los trabajadores afirman que las autoridades pidieron una coima de US$ 300 mil.

«Lo que está prohibido no se hace más. Esto es todo político; Federovisky está peleado con mi hermano. La semana pasada nos pidió que pagáramos 300 mil dólares de coimas», denunció un hombre que se identificó como hermano del dueño.

«Nadie sabe realmente qué pasa acá con los animales», dijo Sergio Federovisky, viceministro de Ambiente, segundos después de colocar la faja de clausura en la puerta del establecimiento.

A la empresa Zoo Luján SRL se la acusa de serios incumplimientos de las leyes nacionales y provinciales respecto del trato de los animales y las condiciones que se deberían cumplir para mantener a las especies en cautiverio.

En inspecciones pasadas, se habían cerrado los recintos en donde lo visitantes alimentaban a los tigres, leones, elefantes y otras especies, infringiendo la ley provincial 12.238 que prohíbe el contacto entre el público y los animales. Otra de las irregularidades que señala Federovisky es que los animales no estaban correctamente identificados.

Todas las especies deben tener colocado un microchip para que las autoridades puedan conocer el número de animales y especies que allí se encuentran, y de ese modo poder llevar un registro de las altas y bajas. Como este registro estaba incompleto, existen sospechas acerca de la venta ilegal de animales.

Durante la clausura hubo algunos entredichos entre el viceministro y los empleados del zoológico, que señalaban a la medida como un tema político. Denunciaron ante las cámaras de TV que con la decisión quedan «120 familias en la calle».

«El zoológico recibió varias advertencias y nunca dio respuesta. No nos permitieron ingresar a ver el estado de los animales, no sabemos cuál es el estado del zoológico. Se hicieron varias clausuras preventivas y jamás respondieron. No presentan inventario de animales, hay muchas sospechas sobre el manejo de los animales, el inventario lo exige la ley», dijo Federovisky.

Además, hay una discusión de fondo: «La sociedad en su conjunto reclama otra relación entre los animales y los humanos, que supere la histórica relación de cautiverio y de animales en exhibición dentro de una jaula», agregó el funcionario.

Defensoría del Pueblo de la Provincia de Buenos Aires había pedido el cierre definitivo del zoológico, al considerar que es «un modelo de negocio basado en un sistema de crueldad animal».

«Más allá del hacinamiento y las situaciones específicas vinculadas al maltrato animal, entendemos que hay una cuestión estructural y genérica que tiene que ver con un modelo de negocio basado en un sistema de crueldad animal», explicó el coordinador de Unidad Defensor en Defensoría del Pueblo bonaerense, Jerónimo Guerrero Iraola.