Gastronómicos pidieron reaperturas de bares y hoteles: Creen que el 20% de los locales cerró para siempre en Zona Oeste

El gremio gastronómico se movilizó este martes en el marco de una jornada nacional de “protesta pasiva” para reclamar por la reapertura de la actividad. En Ciudad pidieron menos restricciones; y en la Provincia que se homologue la iniciativa del Gobierno Porteño. En Zona Oeste creen que el 20% de los bares y restaurantes cerró para siempre y que se perdieron 5000 empleos.

La jornada nacional convocada por la Unión de Trabajadores del Turismo, Hoteleros y Gastronómicos de la República Argentina (UTHGRA), tuvo fuerte acompañamiento en Ciudad de Buenos Aires y grandes localidades del país.

La protesta se realizó bajo el lema “Necesitamos trabajar YA”. En la CABA se concentraron en Pippo, el restaurante que anunció su cierre tras 83 años de historia.

También se sintió con fuerza en las delegaciones La Pampa, Mendoza, La Rioja, Mar del Plata, Jujuy, Avellaneda-Lomas de Zamora, Paraná, Partido de la Costa, Rosario, San Francisco, Rafaela, Córdoba, San Luis, Comodoro Rivadavia, Santiago del Estero y Quilmes. Hubo marchas en Morón y Ramos Mejía.

La crisis en el sector es inédita, con locales que cumplieron los seis meses sin trabajar ante las medidas de aislamiento preventivo por la pandemia de coronavirus.

UTHGRA planteó que “la apertura recientemente dispuesta (en el AMBA) por las autoridades es insuficiente, pero es un pequeño paso”, y señaló que “con el flagelo del virus la situación es muy angustiante para empresarios y trabajadores”.

El gremio afirmó que “la situación del turismo, la hotelería y la gastronomía es realmente grave y afecta a más de 30 mil trabajadores formales más aquellos que no lo son“, por lo que convocaron a “una jornada en cada establecimiento, en forma pacífica, con las medidas de protección y distanciamiento”.

Esta mañana, el secretario de UTHGRA Morón, Domingo Bruno, le llevó el pedido al presidente del HCD, Jorge Laviuzza. Quiere, como mínimo, una «eximición de impuestos para que los establecimientos sigan abiertos, no como cerró Le Baron o La Vaca Lechera (vendió el fondo de comercio) en Morón».

«El sector está fundido. Esto es también vale para hoteles, restaurantes, casa de comidas, comedores. Tenemos una pérdida de 5 mil compañeros en la seccional. Es lo que estimamos. Además tenemos el dato de que el 20% de los establecimientos cerraron», explicaba hoy el secretario Adjunto, Alfonso Martínez.

«Hace dos meses que presentamos los protocolos, pero no hubo respuesta de los municipios. Quisiéramos una salida como en Capital, para poner la actividad en marcha. Los hoteles de alojamiento, donde no hay contacto de gente, podrían estar abiertos tranquilamente. Con el ATP no alcanza. Hay mozos que viven de la propina y para eso necesitan locales abiertos», cerró Bruno.