Vía libre: La Justicia desestimó un amparo presentado contra el Aeropuerto de El Palomar por supuesto exceso de ruidos

Un año después de que dictaminar una restricción horaria preventiva, en vista del amparo presentado por el abogado Lucas Marisi en contra del funcionamiento del Aeropuerto de El Palomar, la jueza federal de San Martín Martina Forns resolvió rechazar un recurso extraordinario, por lo que la terminal podrá seguir operando con aval judicial. Ahora resta confirmar si el Gobierno decide mantenerlo, levantada la cuarentena en el cielo.

La resolución judicial responde a la última denuncia radicada el 17 de diciembre por exceso en los límites sonoros. Marisi aseguraba que «los funcionarios del Ministerio de Transporte y de la ANAC falsificaron los límites máximos de ruido para ocultar el daño ambiental y el impacto acústico sobre la población». Algo que por otra parte se podría medir rápidamente desde el juzgado con un perito. Alcanza con pararse frente a la Base.

La misma jueza es que habilitó la terminal en 2018 y lleva la causa contra el uso comercial de la Base Aérea por parte de las low cost Flybondi y Jetsmart. Por ese entonces el colectivo «stop Flybondi» mantenía por lo menos el mismo pedido que todo el kirchnerismo. El Gobierno cambió, las expectativas también. El sabbatellista Lucas Ghi pidió abiertamente por el aeropuerto.

Además, con el resultado de los estudios por ruidos molestos a la noche, la Justicia determinó la prohibición de que operen vuelos entre las 22 y las 7 del día siguiente, que arrancó en septiembre del 2019 y se mantuvo hasta la cuarentena.

Esta restricción continuará en caso de que en octubre, tal como se anticipó desde el Gobierno, se autoriza el regreso de los vuelos. Pero ya con el aval de la Justicia, queda establecida la legalidad del funcionamiento de un aeropuerto civil en el lugar, que utilizan las compañías low cost Flybondi y JetSmart.

Por otro lado, la magistrada considera que puede no otorgar la medida cautelar y esperar que la Corte resuelva el tema de fondo porque no está comprometida la seguridad aeroportuaria, sino que se relaciona a temas ambientales.

Aunque la denuncia judicial originaria no está resuelta, la fueza Forns cuestiona al abogado Parisi por haber insistido, en diciembre y tras el cambio de gobierno, con otro amparo sin nada «nuevo» que decir. Aparte, le recuerda que cuando habilitó los vuelos en 2018 fue víctima de injurias y que desde ese colectivo anti low cost la calificaron hasta de «jueza de la Dictadura».

La polémica sobre el funcionamiento del aeropuerto se reavivó en abril, cuando la concesionaria Aeropuertos Argentina 2000 pidió el cierre de la terminal. También la ANAC y el Ministerio de Transporte comenzaron a criticar los costos del AEP. Pero el organismo ejecutivo de contralor es el OSRNA.

La justicia también rechazó un recurso extraordinario del Organismo Regulador del Sistema Nacional de Aeropuertos contra otra cautelar, por lo que no podrá adoptar ninguna decisión de cierre sin la participación de Flybondi.

Por otro lado, hace una semana los trabajadores de las empresas low cost Flybondi y JetSmart se movilizaron por segunda vez hasta la entrada al aeropuerto internacional de El Palomar (y en Córdoba) para reclamar «una firme y decidida política de continuidad de esos vuelos», informaron los sindicatos.

Los titulares de las Asociaciones Sindicales de Trabajadores de Flybondi y JetSmart, José Figueredo y Marcos Sosa, indicaron que «los vuelos low cost deben continuar desde El Palomar» y exigieron que «la justicia garantice su plena operatividad durante las 24 horas y sin restricción alguna». En ese sentido, solicitaron a la justicia «el levantamiento de las restricciones para los vuelos nocturnos». Y que frene con «el avance de las acciones sin fundamento alguno y cuya única finalidad es perjudicar el crecimiento de la industria, el desarrollo de las familias de las low cost, desproteger a los ciudadanos que económicamente menos pueden y dañar la economía del país».

«Son 10 mil los puestos de trabajo directos e indirectos que están en riesgo, por lo que se impone la continuidad de las operaciones en El Palomar durante las 24 horas», afirmaron en el documento de prensa Figueredo y Sosa.

Los dirigentes explicaron que esas empresas trasladaron a casi 5 millones de pasajeros, de los cuales más de 500 mil volaron por primera vez. «Esos números demuestran la importancia del sector aerocomercial low cost como motor del desarrollo local en los tres municipios bonaerenses lindantes, en el orden nacional y, en especial, como fomento de inclusión y justicia social».

Los sindicalistas detallaron que El Palomar conecta a más de 16 destinos nacionales e internacionales y genera empleo directo para 3 mil personas, el 80 por ciento de las cuales vive en localidades cercanas, y otros 7 mil indirectos.