Un Berni recargado quiere cargarse a las Policías Locales: «Cuando preguntas quién es el jefe te dicen el intendente»

El ministro de Seguridad bonaerense, Sergio Berni, no renunció, no se llamó a silencio, no bajó el perfil. A una semana de finalizada la revuelta policial (anuncio de aumento salarial de por medio), el fundador de «Fuerza Buenos Aires» (el sello con el que se presenta en redes sociales, ya avisó contra quienes considera responsables por el sacudón pasado: Anoche aseguró que el sublevamiento comenzó por la zona norte, que irá contra los agentes más comprometidos, pero además confió que también piensa cargarse a los intendentes, quienes podrían perder el control que tienen sobre las policías locales.

«No conocen las conducción. Cuando uno pregunta quién es el jefe te dicen el intendente», sostuvo Berni en el canal TN, en el mismo programa desde donde siete días antes se dio por sentado que sería reemplazado en el cargo, no sólo por no poder controlar la rebelión policial, sino también por su rol de político, por sus peleas con Nación y las críticas de organismos de DDHH ante casos de abuso policial en los que no brinda ni datos ni toma medidas ejemplares.

A los organismos los atendió también tratándolos de vagos, inoperantes y peseteros. Luego se retractó. Se peleó con organizaciones K por las tomas de tierras. A esta altura nadie entiende por qué se atreve a tanto. Qué es lo que lo sostiene. Ni siquiera piensa como el gobernador. ¿Tanto le debe Cristina Kirchner?

Berni pidió ayer que no se haga “una generalización de lo que pasó”, que según dijo, fue “una protesta que se venía expresando en las redes sociales y arrastró a unos cuantos que estaban especulando”, indicó en A dos voces, por TN.

Según el funcionario se trató de “una trampa en la que cayeron aquellos policías que estuvieron cuatro años a la deriva” y que su gestión «viene denunciando que fracasaron”, en referencia a la Policía local. En otro programa, había dicho que la protesta de Olivos había antes borrachos y drogados.

“Es un sector minúsculo de la Policía, que nosotros venimos diciendo que no puede ser policía. Es gente que se incorporó en seis meses, se les dio un informe y un arma”, dijo y reconoció que el exgobernador Daniel Scioli reclutó a esos efectivos, pero señaló que “después esa policía tenía un plan de carrera, y en 2016 y 2017 debería haber tenido los cursos de perfeccionamiento para ascender, que no se hicieron”. Es curioso, porque la gestión Vidal fue la que replegó a esos agentes y los mandó a terminar de capacitarse.

A la vez, Berni explicó que “por cada municipio se repartieron 600, 700 u 800 efectivos, con solamente 3 o 4 comisarios, por lo tanto esa policía nunca tuvo control”.

“Además, cuando llegan a sus destinos y el comisario ve el desastre que son, intenta impartir disciplina pero estas personas no entendían de qué se trataba”, dijo.

Y agregó: “Encontraron la vuelta de denunciar al comisario para que lo apartaran, y llegó el punto en que nadie quería ser comisario de la Policía local, y estaba huérfana”.

“Más allá de todo eso, esa es la policía que tenemos y que no podemos ocultar”, declaró, y agregó: “No va a haber más Policía local. Está, sigue trabajando, es una realidad, pero hay que profesionalizarla”.

“Ha quedado demostrado que esta crisis fue de la Policía local, gente sin nada de conducción, que nunca tuvo mando”, apuntó. Estaba claro que a Berni lo tenían apuntado desde el PJ bonaerense. Hasta sonaron nombres de jefes comunales para reemplazarlo (Zabaleta, Descalzo), lo cual fue rápidamente desmentido. La maniobra pudo haber salido de cualquier lado.

Tampoco se reemplazó al jefe de la Policía Bonaerense, Daniel García. Hoy Berni parece que tiene la sartén por el mango y el mango también. Hasta cuándo?