Reapartura de bares y pubs: Pinar de Rocha anunció un show para este jueves 24 y lo tuvo que cancelar a las pocas horas

La aprobación de un protocolo para restaurantes, bares y pubs en Morón (con un correlato similar en Hurlingham e Ituzaingó) dejó abierta la puerta para que los boliches también reabrieran. Así lo pensaron los dueños de Pinar de Rocha (Villa Sarmiento), que habían anunciado su regreso, con un show en vivo incluido, para este jueves 24, aunque a las pocas tuvieron que cancelarlo, siempre por vía de las redes sociales. En el Municipio informaron hoy que no lo habían habilitado.

Sin levantar polvareda (para no aglutinar a la gente, o no despertar la furia de la Provincia, o por ambas cosas), los municipios ya venían probando sacar las mesas a la calle, para copiar, disimuladamente, a CABA. Pero ayer se oficializó en Morón. Más o menos. Se confirmó que había un protocolo aprobado. Cámaras y comercios estaban muy al tanto. La gente no. Sorprendió a muchos la actividad en Av. Santa Rosa.

De ambos lados de la calle, los bares y restaurantes (y pubs) recibieron a sus clientes por turnos o con reserva previa, midiendo protocolos.

«La gente fue muy respetuosa y estuvo todo organizado. Nosotros nos manejamos con reserva y al que no tenía le decíamos y se iba», contó Nicolás González Milano, dueño de Ribbon, uno de los bares de Santa Rosa.

En la Avenida Martín Fierro, en cambio, el movimiento fue mucho menor y los lugares no llegaron a ocupar las mesas dispuestas en la vereda. «El Municipio (de Ituzaingó) nos pidió específicamente que no difundiéramos la apertura y que fuera por el boca en boca para evitar aglomeraciones», explicó el dueño de uno de los restaurantes a Clarín Zonal. Es una forma elegante de decirlo. También se podría pensar de que no quieren que Axel Kicillof se entere. Como sea, esto es una suerte de divorcio de la etapa de fases que plantea Provincia y a Tandil, por ser el primero que lo dijo abiertamente, ya le pasaron factura.

“Estamos haciendo una prueba piloto para generar la posibilidad a partir de esta semana para que trabajen con la modalidad de mesas en la vía pública. Somos conscientes de que el problema es epidemiológico, pero estamos haciendo lo posible para preservar el empleo y tratar de apuntar a que se mueva un poco la economía”, blanqueaba ayer Diego Spina, secretario de Gobierno de Morón, a quien le fue encomendada la tarea de manera directa. El funcionario cumple en su casa con su tercer aislamiento en lo que va de la cuarentena. En este caso es por convivir con su esposa, que tiene coronavirus.

El mismo funcionario desmintió la apertura este jueves de Pinar. O mejor dicho: hizo retroceder al boliche. «No lo autorizamos», afirmó a este medio. Solo el anuncio del boliche había generado bronca en el vecindario.

Además, como los dueños de Pinar ponen en las redes que tiene su domicilio en Ramos Mejía (suena más cool que Villa Sarmiento tal vez), desde la Municipalidad de La Matanza salieron a decir que no dependía de su jurisdicción. A propósito, el intendente Eduardo Espinosa se había escandalizado semanas atrás por la apertura de bares a la calle en Capital Federal. Hoy apenas si pide esperar a Fase 4.

Ningún municipio de la Provincia pudo reabrir boliches. Ni en 4 ni en 5.

“Estamos en fase 3 y hasta que no pasemos a fase 4 no se podrán abrir mesas en la vereda”, anticiparon desde el Municipio de La Matanza. Los gastronómicos hicieron ayer un reclamo frente a la Municipalidad.

“En Gaona, en una vereda se puede comer y en la otra no. Como que el Coronavirus no cruza la calle. No estamos en contra de la cuarentena ni es una cuestión política, sólo queremos trabajar porque esto no da para más”, dijo Claudio Cochiaralle, de Maledetto Trattoria.