La Justicia procesó al dueño de los bingos de Ciudadela, Caseros, Merlo y Hurlingham por evasión y lavado de dinero

La Justicia federal procesó por segunda vez a Jorge Pereyra, titular del Grupo Midas, que controla los bingos de Ciudadela, Merlo, Hurlingham y Caseros.

También aparecen involucrados el accionista del grupo, Osvaldo del Caño, y Juan Carlos Bojanich, titular del Bingo de Bahía Blanca. Se trata de uno de los grupos que más factura anualmente por el rubro juego y apuestas en la Provincia.

La medida fue dispuesta tras ocho allanamientos simultáneos encabezados por agentes de la Agencia Federal de Ingresos Públicos (AFIP), que contó con el apoyo policial de la Delegación Departamental de Investigaciones de San Martín.

Se trata de una causa por presunto lavado de dinero y evasión al fisco. Hace cuatro años, los mismos actores se acogieron a la ley de blanqueo de capitales luego de evadir 200 millones de pesos.

Jorge Pereyra fue presidente de la Cámara Argentina de Salas de Bingos.
La actividad tiene diez grandes grupos empresarios que la explotan, entre ellos, el Grupo Indalo, el Grupo Codere, el Grupo Boldt, Argentina Gaming Group, la Concesionaria de Entretenimiento y Turismo (CET), Midas, Golden Jack y Tango Game Group, entre otros.

En 2016, la Justicia federal de Tres de Febrero procesó a Jorge Pereyra, Sebastián Pereyra, Jorge Pereyra (hijo), Osvaldo Del Caño, Romina Del Caño, Juan Carlos Bojanich, Rubén Darío Firpo y José Luis D’Agata por considerarlos “coautores responsables” de los delitos de evasión al impuesto a las Ganancias “reiterado” en seis oportunidades en el período 2008 – 2013.

Los procesados fueron investigados a partir del presunto uso de facturación apócrifa y sobrefacturación para pagar menos impuesto a las Ganancias.

También quedaron procesados Osvaldo Del Caño y Romina Del Caño, accionistas del Grupo Midas, y Rubén Darío Firpo, gerente general de esa empresa.

Fuente: Letra P