Tras el asesinato del policía, Berni y Bullrich defendieron el uso de las las pistolas Taser, que la ministra Frederic prohibió

El ministro de Seguridad bonaerense, Sergio Berni, pidió hoy la Nación revise los protocolos de actuación policial y coincidió con la exministra Patricia Bullrich a defender el uso de las pistolas Taser como alternativa disuasiva, tras el asesinato de un efectivo de la Policía Federal en la zona del Malba.

«Quedó claro que el arma Taser es fundamental para situaciones de estas características. El oficial Juan Pablo Roldán actuó en el marco de la ley, con la indecisión de sacar el arma ante una situación así», planteó Berni a Radio Rivadavia.

Un hombre que hablaba solo en la vereda de Figueroa Alcorta y San Martín de Tours, y que poco antes había amenazado a unos policías, asesinó ayer de varias puñaladas a un efectivo de la Federal que intentaba calmarlo. Juan Pablo Roldán, de 33 años, alcanzó a efectuar un disparo que hirió al atacante antes de caer mortalmente herido. Finalmente murió durante la madrugada.

«Con situaciones como la de ayer, el Estado tiene que rever muchas posturas que adopta a la hora de generar protocolos», dijo el ministro bonaerense

En diciembre pasado, confrontó con par nacional, Sabina Frederic, por el uso de las armas de descarga eléctrica. El 25 de diciembre pasado, Frederic derogó el reglamento general que había armado su antecesora, Patricia Bullrich, para el uso de armas de fuego por parte de oficiales y canceló la implementación de las pistolas Taser con el objetivo de capacitar a los agentes.

«Más allá de todo, vale la revisión de aquellos que por cuestiones ideológicas no cuantifican lo que es la vida de un policía», dijo Berni. Y a gregó: «Hay quienes piensan que la vida de un delincuente está por encima de la de cualquier persona honesta, y que la vida de un policía no vale nada porque es la ‘gorra’, una moneda de cambio».

En una línea similar a la de Berni, el comisario general Néstor Roncaglia, exjefe de la PFA, escribió ayer en las redes sociales: «Mi indignación es inmensa, porque no tengo dudas de que el policía inspector Juan Roldán murió por dudar en tirar o no. Algunos se ocupan de meter tanto miedo al policía con que no deben disparar que si no van presos, que el policía realmente, ante un hecho violento, duda en hacer uso de su arma, siendo ahí cuando cae muerto. Si el ataque es inminente, al propio policía o a terceros, se le debe tirar al agresor, le pese a quien le pese. Los jueces y fiscales suelen resolver con una mirada distante, como meros espectadores, sin entender ese momento violento vivido por un ser humano. Descansa en paz».

Por su parte, Patricia Bullrich defendió el uso de pistolas Taser en las fuerzas federales y consideró que la «doctrina» vigente «es letal» para los uniformados.

«El protocolo Chocobar le permitió a las fuerzas de seguridad tener las reglas claras; la derogación de (ese) protocolo y el no uso de las pistolas Taser dejan a la policía en una situación de incertidumbre», sostuvo la presidenta del PRO en una entrevista con la radio La Once Diez sobre el asesinato del policía Rodrígo Roza, cometido ayer en el barrio porteño de Palermo.