El fin del diálogo: El Gobierno sufrió otro duro banderazo, ante la crisis sanitaria y económica, que se profundizan

Un nuevo banderazo convocado por redes sociales se reproduce en cada una de las estaciones del corredor oeste del Sarmiento, en La Plata, en el Obelisco, frente a la Residencia de Olivos y las principales ciudades del país, en protesta de múltiples factores que el Gobierno no soluciona o potencia, desde la emergencia sanitaria y económica, hasta la corrupción y el poder judicial.

La convocatoria del banderazo de hoy, llamado #12O por la fecha, surgió hace una semana en redes sociales para reclamar en contra de la «agenda clandestina» del kirchnerismo y para evitar la «impunidad para llevarse puestos a los jueces». También con el fin de pedir respuestas ante la crisis económica, para protestar ante la extensión de la cuarentena y con el objetivo de reclamar en contra y a favor del regreso a las aulas de los estudiantes.

En las redes sociales aparecen videos de marchas que se desarrollaron en la Plaza San Martín de Morón, la 20 de Febrero de Ituzaingó, en la Plaza John Ravenscroft de Hurlingham, como también las estaciones de Ramos Mejía y Padua.

Una de las últimas medidas del Gobierno que dispararon la marcha de hoy, fue la remoción de los jueces Leopoldo Bruglia, Pablo Bertuzzi y Germán Castelli y el pedido de juicio político contra el presidente de la Corte Suprema, Carlos Rosenkrantz. Hoy se buscaba transmitir, según se indicaba en las redes sociales, la «defensa de la libertad». «Somos libres» era hoy una consigna.

Entre los dirigentes políticos que se sumaron a la protesta están Fernando Iglesias y Waldo Wolff, diputados nacionales de Juntos por el Cambio, y la titular del PRO, Patricia Bullrich, quien días atrás se había sumado a la convocatoria.

“Impresionante. Estamos muy contentos de haber visto tanta gente con banderas argentinas, que defiende la Justicia, que quieren trabajar y defender su comercio. Muy orgullosa de todos los argentinos”, sostuvo la ex ministra, acompañada en el auto por el bailarín y coreógrafo Maximiliano Guerra.

«Después de 7 meses de encierro la política del gobierno ha sido un fracaso», apuntó. A metros del Obelisco, el ex titular de Medios Públicos, Hernán Lombardi, le pidió al Gobierno que “vaya hacia la agenda de la gente y salir de la agenda de la vicepresidenta”. “Tenemos tantos problemas económicos, sanitarios, que se lo venimos a decir pacíficamente”, dijo el mismo día en que el Gobierno lanzaba la cuenta oficial de «Noodio», la nueva medida de la Defensoría del Pública con la que pretende vigilar las redes.

Frente a la Quinta oficial de Olivos se vivió un momento de tensión, cuando militantes peronistas que se encontraban en el lugar en apoyo a la gestión de Alberto Fernández se cruzaron con manifestantes que protestaban en su contra.

Efectivos de la Policía Federal debieron montar un cordón humano para separar a los grupos. De todos modos, había gritos e insultos. Y mientras de un lado cantaron del Himno Nacional, del otro respondieron con la marcha peronista.

El Gobierno cuestionó la convocatoria y a los manifestantes. “Disentir con un gobierno es parte de la democracia. Movilizarse, aun con el riesgo que implica en una pandemia, también. Pero promover una convocatoria a una protesta en el domicilio de una persona solo fomenta la grieta y daña esa convivencia democrática”, escribió en Twitter Alberto Fernández esta mañana.

Horas antes, el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, el ministro de Interior, Eduardo «Wado» De Pedro, y su par de Defensa, Agustín Rossi, condenaron la inclusión del domicilio de la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner entre los puntos de convocatoria de la protesta (publicados en Clarín).

«Es muy claro que no defienden la República ni respetan las instituciones, son los profetas del odio», aseveró el jefe de Gabinete a través de Twitter, luego de repudiar «que se difunda como punto de protesta el domicilio de la vicepresidenta».

El primer banderazo contra el Gobierno ocurrió el 20 de junio, cuando se anunció la intención de expropiar la cerealera Vicentin. Desde ese momento no se detuvieron. Luego hubo protestas el 9 de Julio, el 1, 17 y 26 de agosto, el 6 y 19 de septiembre, además de «Una luz por la República», la marcha de antorchas frente a Tribunales para respaldar a los jueces desplazados por el kirchnerismo a fines del mes pasado y todavía en stand by.