Informe y allanamientos: Desafectan a tres oficiales de una comisaría de La Matanza por tener a un «policía trucho»

El ministerio de Seguridad bonaerense desplazó a los jefes de la Comisaría de José Ingenieros, en La Matanza, tras una investigación judicial que derivó en un allanamiento en la casa donde vivía un «policía trucho», que se dedicaba a trabajar horas extra en comercios de la zona, sin pertenecer a la Fuerza.

La Justicia sospecha que sería un enfermo psiquiátrico. Pero además que habría sido empleado por oficiales superiores para hacer «caja» con las custodias «en negro». El sospechoso se movía con uniforme y una réplica de 9mm.

Un subcomisario y un subinspector -responsable de la brigada de calle de esa repartición que está situada en Ciudad Evita- fueron relevados de sus cargos como medida preventiva, según lo dispuesto por Asuntos Internos.

Además, desafectaron a un teniente que era “acompañante” de Miguel Angel Sosa (38), el falso policía, cuya maniobra irregular detectó el programa Periodismo Para Todos (PPT), que se emitió el domingo por El Trece.

Fuentes judiciales confirmaron que a partir de las denuncias de los vecinos intervino el fiscal Fernando López, de la UFI de Violencia Institucional de La Matanza, y ordenó un allanamiento en la vivienda del falso agente, en la calle Esquiro al 6100 de Isidro Casanovas, también del municipio de La Matanza.

Miguel Angel Sosa era paciente psiquiátrico y no figura en los registros de la ANSES como trabajador en relación de dependencia De acuerdo al informe, Sosa trabaja día por medio en un destacamento de Ciudad Evita, donde le «prestaban» la ropa y se desempeñaba como cualquier otro efectivo.

Sosa participa de operativos, sube a patrulleros, monitorea la frecuencia radial y para hacer «horas extra», custodia comercios y supermercados.

Adrian Schiaffino, integrante del Foro Vecinal de Villa Madero, aseguró en el informe que «puede haber más» policías truchos como Sosa.

Ante la consulta de PPT, en el destacamento dijeron que «no lo conocen», y que si bien lo «vieron pasar», Sosa «no» trabaja ahí.

Incluso, Sosa fue abordado por un periodista del programa en una parada de colectivos, a cuatro cuadras del destacamento.

Sorprendido por la situación, el «politrucho» negó llamarse Miguel Ángel Sosa, dijo que se llamaba «Rafael Cardozo», y no quiso dar su número de legajo.

El hombre ya fue denunciado en las redes sociales por vecinos, que aseguran que «cobra coimas» y es «corrupto». El propio Sosa, en su perfil, comparte videos desde un patrullero y con el uniforme de policía.

Según indicaron en PPT, en las últimas horas allanaron la casa del «politrucho», donde encontraron armas, un chaleco antibalas y un certificado de discapacidad. En junio de este año, ya había sido denunciado otro falso uniformado, lo que lleva a la pregunta de cuántos habría así en comisarías.