Aeropuerto: El Sindicato de Flybondi presentó una denuncia contra el vice del OSRNA por no dejar operar a El Palomar

La Asociación Sindical de Trabajadores de Flybondi (ATAF) presentó hoy una denuncia penal contra el vicepresidente del Organismo Regulador del Sistema Nacional de Aeropuertos (ORSNA), Fernando José Muriel, por la resolución que, bajo su firma, dejó inactivo al Aeropuerto de El Palomar, la base de operaciones de esa aerolínea y de Jetsmarts, las dos aerolíneas «low cost».

Este funcionario había desembarcado en 2011 en Aeropuertos Argentina 2000, la empresa de Eduardo Eurnekian que opera todos los aeropuertos del país y que este año, por la cuarentena, pidió al Gobierno suspender al AEPA.

Muriel llegó al directorio de AA2000 en 2013, en reemplazo de de Gustavo Lipovich, cuando éste reemplazo a Guillermo Vitale al frente del ORSNA. Y es parte del armado que tiene La Cámpora en la estructura aerocomercial de Estado. Lipovich es, actualmente, vicepresidente de Aerolíneas AA, una empresa en la que también juegan los sindicatos aeronáuticos que pelean contra las low cost. De hecho, convocaron a una nueva marcha contra el Aeropuerto de El Palomar para este domingo, con las mismas consignas de 2018.

En las aerolíneas que operan desde Morón hacia el interior y exterior del país están convencidos de que es la agrupación K y los sindicatos afines los que tiran para atrás para «que no haya competencia». No a pesar de que es el Aeropuerto de EPA el 4° en vuelos de cabotaje, sino más precisamente por eso.

Resignados y con otra empresa que reflotar a su costo, como es Norwegian, en Jetsmart negociaban irse a Ezeiza, habido cuenta de que es el «único operativo en el AMBA», de acuerdo a la carta que muriel envió a la ANAC el viernes.

Sin embargo, Flybondi optó por dar pelea. Hoy sus empleados llevaron otra vez la protesta al frente de la Casa Rosada, como el mes pasado, antes de que se anunciara el retorno de los vuelos de cabotaje, que hoy solo disfruta Aerolíneas.

Pero, además, el sindicato presentó una denuncia contra Muriel por abuso de autoridad e incumplimiento de los deberes de funcionario público, que quedó radicada en el Juzgado Federal 8 a cargo del Dr. Marcelo Martínez De Giorgi.

Desde ATAF consideran que la nota del OSRNA implica una desobediencia a la sentencia judicial dictada el pasado 10 de septiembre por la Cámara en lo Contencioso Administrativo Federal, en la cual se ordenó al organismo abstenerse de tomar cualquier medida sobre El Palomar sin dar intervención previa a las aerolíneas que operan allí. Ninguna de las dos compañías habrían tenido información oficial alguna para operar o dejar de hacerlo.

«Conforme el Decreto 375/1997, son deberes del ORSNA asegurar la igualdad, el libre acceso y la no discriminación en el uso de los servicios e instalaciones aeroportuarias (art. 14 inc. a), asegurar la continuidad de los servicios esenciales (art. 17.25) y asegurar la publicidad de las decisiones que adopte (art. 17.33)», alega el sindicato que representa a empleados de Flybondi.

«Recordamos que no existen razones sanitarias, ni operativas, ni de seguridad o técnicas para cerrar El Palomar. Es un aeropuerto inclusivo, popular y productivo. Es nuestra casa y vamos a defenderla», concluye el ATAF.

En rigor, el OSRNA condicionó el funcionamiento aeroportuario por las razones propias de la pandemia, los protocolos sanitarios y demás. Con buen criterio, desde Palomar acusaron que eso es responsabilidad del operador de la terminal, que el mismo en Morón, Ezeiza o Tucumán, por caso.

En defensa del Aeropuerto, también salió el intendente de Tres de Febrero, Diego Valenzuela, quien participó junto a sus pares de Morón, Ituzaingó y Hurlingham, de la reunión con el ministro de Transporte Mario Meoni, en la que dejó en claro que El Palomar seguiría operativo mientras tanto no haya un estudio y una resolución de fondo que permita dictar sentencia a futuro.

También esta mañana se refirió al tema Lucas Ghi, quien estudia un plan para bajar la conflictividad del caso y no pierde las esperanzas de que esto sea apenas un escollo producto de la pandemia. «Hay un proceso en curso, estamos atravesando una coyuntura crítica. El OSRNA resolvió que el Aeropuerto no reunía los espacios para estas circunstancias especiales. Pero entiendo que no está tomada la decisión definitiva. Le hemos hecho saber al ministro desde los intendentes de la región que esa actividad comercial reúne mayores beneficios que perjuicios. Ojalá se termine de imponer este criterio».