ONGs tuvieron el primer zoom con el COMIREC: Cuenca alta del Reconquista y la reserva de Udaondo, entre los temas

La titular del Comité de Cuenca del Río Reconquista (COMIREC), Virginia Mondelo, encabezó la semana pasada la primera reunión del año (por video conferencia) con organizaciones ambientalistas de la zona oeste, de cara a los problemas de contaminación que enfrentan los cursos de agua y el peligro que corren permanentemente los humedales naturales de toda la región.

«Es necesario remarcar el compromiso del equipo de gobierno en resolver las p roblemáticas en compañía y con el consenso de la participación ciudadana y sobre todo con las organizaciones ambientales quienes son los que más saben y están más comprometidos», expresó la ingeniera en un comunicado.

Entre los temas que se abordaron se destacan la preocupación respecto al avance de las obras y de los vertidos industriales ilegales. Además se enfatizó en la necesidad de promover una mayor participación social para el fortalecimiento de los proyectos, la elaboración de un ordenamiento territorial sobre el impacto ambiental y “preservar y conservar lo bueno y natural que tiene la cuenca, que es parte de los saneamientos, mejorar lo antropizado y preservar los lugares naturales”. Por otro lado, se mencionó la preocupación sobre la Reserva Natural Urbana de Ituzaingó, que tiene un crédito aprobado por el BID que debía ejecutarse este año y todavía está en veremos.

Dirigentes de la ONG COEPSA denunciaron el mes pasado que manos ajenas están «talando» los árboles y cargándolos en camiones. La reserva de Udaondo está en manos del Municipio por un comodato del CEAMSE, que tiene a su cargo la disposición de residuos a los márgenes del Reconquista entre San Martín y San Miguel. Es parte de la traza del Camino del «Buen Ayre».

Adriana Córdoba, de COEPSA, pidió junto a otras organizaciones, montar en el corto plazo un cerco perimetral que propicie la seguridad de la espacio de protección de biodiversidad, mientras se espera por la audiencia pública respectiva.

«Siempre estamos predispuestos, es necesaria nuestra participación como habitantes del territorio», destacó Córdoba en el comunicado. Agregó a este medio que «es necesario tener en cuenta a las ONG y a los consejos consultivos». «No se hizo nada en todo el año. Se podría haber convocado antes, o hacer la reunión en un espacio abierto. La pandemia no es excusa», disparó.

También participó por COEPSA Carolina De Luca; de la Unión de Familias Obreras (UFO) de San Miguel, Lidia Escalante, Rodrigo Arrúa y Rodrigo Walsh; por la agrupación Tegucigalpa de Moreno, la educadora ambiental Yamila Rearte; de Isla Verde de Morón, Nahuel Martínez y de la Asociación para la Conservación y el Estudio de la Naturaleza (ACEN), Jorge López Jorand.

El COMIREC impulsó este año «más de 40 proyectos, con una inversión de más de 167 millones de dólares para mejorar condiciones socioambientales de la cuenca del Río Reconquista». La mayoría de esos proyectos vinculados a cloacas. Una forma de interpretar la ley, ya que esos temas corresponden a AYSA. Pero como parte de la contaminación está vinculada a las aguas servidas, es a través de Comirec y Acumar que a veces se consiguen fondos extra.

Ahora bien, para las organizaciones el principal problema tiene que ver con la contaminación industrial. El «Camino del Borde» se suponía una obra que descontaminaría los brazos del Reconquista y a la vez protegería a los humedales, como así a las especias vegetales y animales originarias de estas latitudes: Esto es desde Luján hasta el Tigre, pasando por las zonas Oeste y Norte.

Este miércoles, en medio de esta pandemia, Jorge Andrés López presentará en un vivo por Instagram su libro «Un tesoro en peligro. Cuenca alta del Río Reconquista».

«Es el resultado de toda una vida de investigaciones, exploración y esfuerzos vinculados a la cuenca alta del Río Reconquista. Toca muy diversos temas, desde la contaminación, hasta el turismo sustentable, pasando por el medio ambiente, la paleontología, la arqueología y el patrimonio cultural». La Cuenca Alta es un tema actual para Merlo y Moreno.

Es que el Estado no ha invertido nada por proteger esas zonas (más allá de algún dragado necesario para evitar que se inunden barrios que habitan el Camino de la Ribera). En el Dique Roggero apenas existe un cartel que prohíbe pasar a la reserva. La gente pesca o se baña sin ningún control del Estado.

La semana pasada se debía tratar en el HCD de Moreno un proyecto de ordenanza para que el Area Natural Ing. Roggero, que incluye al dique, a la Resera Municipal Los Robles, la Ribera del Reconquista, al lago San Francisco y al Museo Natural Fransico Muñiz, pasan a la órbita de ese Municipio. Se crearía también una Comisión especial con representantes de distintas áreas del Municipio de Moreno, del HCD y apenas cuatro guardia parques. Para los ecologistas, el guardiaparque es el personal indicado a la hora de cuidar áreas protegidas. Si el Municipio se hace cargo, en buenahora.