Tres agentes heridos en menos de una semana: Un policía federal fue baleado en la cabeza en las calles de La Matanza

Un efectivo de la Policía Federal Argentina (PFA) fue baleado en la cabeza por dos delincuentes, cuando patrullaba las calles de González Catán, en La Matanza.

Anoche, el agente era sometido a una operación en el hospital Churruca del barrio porteño de Parque Patricios, informaron fuentes de la investigación. Ya son tres los efectivos heridos en menos de una semana en ese municipio.

El hecho se registró en las inmediaciones de la Calderón de la Barca y Tarija. Federico López, quien se desempeña en la Superintendencia de Drogas Peligrosas de la PFA, se encontraba realizando un patrullaje junto con un compañero, a bordo de un Chevrolet Corsa.

De acuerdo al sitio Primer Plano Online, fueron baleados desde un puente cuando un grupo de personas descubrieron el trabajo investigativo de los ocupantes del vehículo.

López fue llevado de inmediato al hospital Simplemente Evita y más tarde fue trasladado al hospital policial Churruca Visca de Parque Patricios, en grave estado y estable.

Fuentes de la investigación informaron que el policía iba a ser intervenido quirúrgicamente.

En primera instancia se había informado que, en realidad, López viajaba de civil en su moto y que lo habían baleado en un intento de robo del rodado.

Interviene en la causa el fiscal Fernando Garate, a cargo de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 1 del Departamento Judicial de La Matanza, quien ordenó una serie de medidas tendientes a identificar a los delincuentes.

A fines de 2020 fueron asesinados a balazos dos policías en La Matanza.

El primer caso ocurrió el jueves 3 de diciembre, cerca de las 22 en la calle Cazón al 4500, en la localidad de Gregorio de Laferrere.

El agente Carlos Alberto Nicolás Andino, que se desempeñaba en la Unidad de Policía de Prevención Local (UPPL) de San Justo, recibió un tiro en la cara cuando delincuentes trataron de robarle la camioneta frente a su propia casa.

Fue sorprendido por un grupo de ladrones mientras sacaba su camioneta Ford Eco Sport del estacionamiento. Según testigos, intentó sacar su arma reglamentaria, pero rápidamente fue abatido de dos tiros, uno en la cara y otro en una pierna.

Lo trasladaron de urgencia al hospital Simplemente Evita de La Matanza, donde falleció por la gravedad de las heridas.

El otro policía asesinado fue Marino Nicolás Romero, de 27 años. El jueves 31 de diciembre, a las 4.30, Romero esperaba el colectivo en Olivieri y Da Vinci, también en Gregorio de Laferrere, para ir a trabajar.

Allí fue abordado por dos ladrones que intentaron robarle su celular. Romero les entregó sus dos teléfonos, pero cuando uno de los delincuentes le revisaron los bolsillos descubrieron que estaba armado.

Se desató un tiroteo en el que el policía fue herido en el pecho. También fue llevado al hospital Simplemente Evita, donde murió.