Ituzaingó: Mientras Facundo pelea por su vida, repartidores cortaron Autopista del Oeste para exigir justicia y seguridad

Repartidores de comida mantuvieron cortada por varias horas, hasta esta tarde, la Autopista del Oeste a la altura del Puente Santa Rosa, para reclamar por seguridad, mientras uno de sus colegas pelea por su vida en el Instituto Agüero de Haedo, tras haber sido baleado anoche en la cabeza, en Ituzaingó.

Ayer mismo, tras el hecho, los deliverys organizados se habían reunido en la esquina de Santa Rosa y Sarmiento para protestar. Familiares de la víctima, Facundo Hambra (22), confiaron hoy que todavía está en estado «reservado», tras haber sido intervenido quirúrgicamente. La Justicia investiga si fue un robo al voleo o si, como se sospechan en el entorno del joven, se trató de una banda que opera en la zona y que ya lo había asaltado antes.

Los trabajadores del reparto confiaron a este medio que la situación en el distrito en insufrible. «No te dan bola en la Policía. En Merlo por lo menos nos ayuda la seguridad del municipio (civiles)», explicó un delivery asaltado en 2020.

Este martes, recién a las 15 autoridades del municipio tomaron contacto con los deliverys. El corte continuaba hasta las 16 en ambos sentidos de la autopista.

Por la mañana comenzó a circular el video que muestra el ataque a Facundo, que no terminó en robo sino con el trabajador herido en el suelo, junto a su moto, tras un entrega sobre la calle Madeyro, entre Alvear y Laprida.

Se observa que se acerca una moto con dos personas. El acompañante se baja y se aproxima a Facundo. Lo arrastra hasta la calle, lo balea en la cabeza.

El 13 de enero, Facundo denunció el robo de su moto en Blas Parera 25, en Ituzaingó. Allí fue sorprendido por dos motochorros que lo apuntaron con un arma y le sacaron el vehículo, informaron fuentes policiales sobre este antecedente.

Hace unos días, no obstante, Facundo se acercó hasta una propiedad en la localidad de Merlo donde el geolocalizador de su moto indicaba que estaba el vehículo. Fue hasta allí con otros compañeros y escracharon el lugar y a sus dueños.

“Hace un año mi hermano trabaja como repartidor. Le robaron la moto y se tuvo que comprar otra para seguir trabajando”, contó Ezequiel, hermano del repartidor baleado, a TN, tras llegar de la costa atlántica por la situación familiar. «La está peleando», dijo sobre Facu, hoy, desde el corte del Acceso Oeste.