Apuntan a la Policía: A 12 años de su desaparición, no se sabe quien mató a Luciano y si la Justicia bonaerense es cómplice

Este domingo se cumplen 12 años de la desaparición de Luciano Arruga, el joven de La Matanza cuyo cuerpo fue hallado en el cementerio de Chacarita donde figuraba como NN. La principal hipótesis de homicidio apunta hacia la Policía bonaerense. Familiares y organizaciones de izquierda aún buscan Justicia.

El adolescente fue visto por sus familiares por última vez el 31 de enero de 2009, cuando salió de su casa en el Barrio 12 de Octubre, en Lomas del Mirador, partido de La Matanza, supuestamente para ir a un cyber de la zona.

Mónica Alegre y Vanesa Orieta, la madre y hermana del adolescente, recorrieron hospitales, morgues y comisarías buscándolo. Cinco años más tarde, tras una denuncia del Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS), se logró la exhumación de un cuerpo enterrado como NN en el Cementerio de la Chacarita y se confirmó que se trataba del joven. Investigaciones posteriores determinaron que Arruga murió la misma madrugada del último día de enero, atropellado en la avenida General Paz, a la altura de Mosconi.

Fue trasladado al hospital Santojanni donde falleció y, dado que no tenía identificación y fue derivado a la morgue como NN. La versión no cierra por ningún lado. El chico era buscado intensamente. Y se sabe que había pasado por comisaría y era amenazado por la Policía de La Matanza, que por supuesto tiene su límite jurisdiccional en la General Paz. Pero hasta ahí llegó la Justicia. La teoría no probada es que la misma fuerza ordenaba salir a robar.

El 15 mayo de 2015 el policía Julio Torales fue condenado a 10 años de prisión como «coautor» de «torturas» practicadas sobre Arruga antes de su desaparición, en un fallo unánime del Tribunal Oral en lo Criminal 3 de La Matanza.

Para los jueces Diana Volpicina, Gustavo Navarrine y Liliana Logroño quedó acreditado que el 22 de septiembre de 2008, entre las 11 y las 19, Arruga estuvo alojado en el sector de la cocina del destacamento de Lomas del Mirador, tras haber sido detenido como sospechoso de un robo. Allí fue torturado a golpes «con un elemento duro o romo», mientras otro policía lo sostenía.

Eso no termina de explicar su muerte y ocultamiento. Todavía hay dos causas en marcha. El juez federal de Morón Juan Pablo Salas investiga el delito de desaparición forzada de Arruga, aunque todavía no hay ningún imputado.

Ocho policías bonaerenses que fueron separados preventivamente como sospechosos fueron reasignados y siguen en funciones. Además se puso en marcha un jury de enjuiciamiento promovido por la familia contra el juez Gustavo Banco y las fiscales Roxana Castelli y Celia Cejas Martín, que intervinieron inicialmente en la causa, caratulada “averiguación de paradero”, hasta que más tarde pasó al fuero federal como “desaparición forzada”.

Vanesa Orieta, hermana mayor de Luciano, protagonista del documental «¿Quién mató a mi hermano? exige respuestas casi en soledad. «Teníamos desde el primer momento la certeza de que la policía era responsable, no había dudas», comunicó hoy la Correpi. La Secretaría de DDHH de la Nación lo recordó en redes sociales. Las organizaciones K, como mucho, apuntan a la Policía. Despolitizan: En aquel momento el gobernador era un tal Daniel Scioli.