Hace 12 años se licitaba el Soterramiento del Sarmiento: La obra está paralizada hace año y medio, con un futuro incierto

Hace 12 años se licitaba la obra del Soterramiento del tren Sarmiento. Una idea que nació en el gobierno de Néstor Kirchner, licitó Cristina Kirchner y empezó a ejecutar Mauricio Macri: Quedó paralizada a mediados del 2020, entre la falta de financiamiento y denuncias de corrupción que vienen de la cuna.

«La idea es readecuar el contrato y hacer una nueva licitación por las obras ferroviarias, pero ahora estamos con la auditoria de lo que se ha hecho efectivamente», contestó el ministro de Transporte de la Nación, Mario Meoni, ante la consulta del diario La Nación, que este lunes le dedicó un artículo.

«Actualmente continúan los trabajos de mantenimiento y hay reuniones con el Ministerio para definir cómo avanzar con los trabajos que fueron interrumpidos hace 18 meses», reveló Diego Cabot, de acuerdo a una fuente de la constructora. Hace dos años que no está Odebrecht, la multinacional brasileña protagonista de un escándalo de coimas en todo el continente. La causa da giros políticos increíbles. Y no avanza. Ni contra la firma, ni contra los funcionarios K, ni contra el primo de Macri, Ángelo Calcaterra, ex titular de IECSA.

La tuneladora, que llegó al país en 2014, bajo la era Randazzo en Transporte, yace en algún lugar entre Ramos Mejía y Liniers. El primer tramo de la obra estaba planeado de Haedo a Caballito. Por ahora está construido el túnel hasta Liniers. Y falta que empalme el ramal dentro de CABA.

Es una obra de 3000 millones de dólares que comenzó cuando la presidenta Cristina Kirchner firmó el decreto 151, el 23 de enero de 2008, mediante el que adjudicó el soterramiento a un consorcio integrado por las empresas Iecsa, Odebrecht (fue retirada de la UTE), la española Comsa y la italiana Ghella.

Los contratos fueron firmados por el exministro de Planificación, Julio De Vido. Pero recién en octubre de 2016 se comenzó el túnel, en presencia de Macri, María Eugenia Vidal, Guillermo Dietrich, Horacio Rodríguez Larreta y los intendentes de Tres de Febrero (Valenzuela), Moreno (Festa) y Morón (Tagliaferro).

Para entonces ya se hablaba de una traza menor. Haedo-Castelar. Y Castelar – Moreno quedarían fuera de alcance. Serviría, de todas formas, para disponer de más servicios de trenes, liberar barreras físicas y disponer de tierras del FFCC. Sólo el delegado del Ramal Rubén Sobrero se animó a militar en contra de la obra: siempre denunció que se trató sólo de un gran negocio.

En el último tramo de la gestión Dietrich se estudió un cambio para acelerar el proyecto.: Se pensaba que una parte del ramal podía ir «por abajo» y otra «por arriba» como sucede con otros trenes del mundo. Pero no se sabe más nada desde hace un año y medio. Mientras tanto, Meoni sigue anunciando reformas en las estaciones del Sarmiento, sin explicar si el soterramiento sigue en pie o pasará a ser uno de los proyectos más onerosos e inútiles de la historia.