El Adiós a Carlos Menem: El peronista más liberal, que consolidó la democracia y fue un símbolo de impunidad

Aún cuando arrastraba serios problemas de salud, la muerte de Carlos Saúl Menem sacudió la arena política este fin de semana: El expresidente, que se fue hoy a los 90 años siendo aún senador por el peronismo riojano, marcó a fuego el país como lo conocemos. Fue el más carismático y liberal de los peronistas: Terminó con los golpes de Estado, hizo el ajuste más grande de la historia, estabilizó pero entregó banderas históricas de su partido. Murió sin ir preso, atado a su bancada. Fue un símbolo de poder, como también de impunidad.

La década menemista abrió una grieta en la historia del PJ, que nunca se rompe. El presidente Alberto Fernández decretó tres días de duelo nacional a partir de hoy y manifestó su «profundo pesar». Menem será velado a partir de las 20 horas de este domingo en el Salón Azul del Senado de la Nación.

«Siempre elegido en democracia, fue gobernador de La Rioja, Presidente de la Nación y Senador Nacional», expresó en Twitter Fernández, quien destacó que Menem «en dictadura fue perseguido y encarcelado».

«Estoy impactado por la noticia, le tenía enorme aprecio a Carlos Menem», dijo, por su parte, el expresidente Eduardo Duhalde, quien fue su vicepresidente y luego gobernador de Buenos Aires. La interna entre ambos generó la división del Municipio de Morón, entre otras, en 1995. Fue así que llegaron dos intendentes duhaldistas (Descalzo y Álvarez). Rousselot sería reelecto en Morón. La Matanza, siendo tres veces más grande, siguió fiel a Duhalde.

También el canciller Felipe Solá (ex vicepresidente entre 1995-1999) lo recordó en las redes sociales. «Mientras trabajé en su gobierno sentí siempre su respeto y su calidez personal», escribió Solá, que envió sus condolencias a su familia. «Su huella está ahí y ya es historia», completó el canciller.

Desde la oposición también lo recordaron, y los primeros en hacerlo fueron el expresidente Mauricio Macri y el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, ambos de PRO, y el presidente de la UCR Alfredo Cornejo.

«Lamento profundamente la muerte del ex presidente Carlos Saúl Menem. Nos deja ante todo una buena persona, a quien recordaré con mucho afecto. Mis condolencias a sus familiares y amigos», publicó Macri en Twitter.

El PJ nacional emitió un comunicado en el que señala que Menem «fue un dirigente político de convicciones firmes y voluntad inquebrantable» y «protagonista político de la historia del país desde el regreso de la democracia».

Jorge Rachid, secretario de Medios de Menem y actual asesor de salud del Gobierno bonaerense, dijo a Télam Radio que «falleció uno de los hombres más emblemáticos del siglo pasado», pero advirtió que «su gestión presidencial fue de alguna manera una derrota histórica por haber cedido a las presiones imperiales que llevaron al país al neoliberalismo», aunque «antes de eso fue un caudillo provincial peronista, solidario, justo y combativo».

En tanto, Sergio Burstein, familiar de una víctima de la AMIA, dijo que «lo que más me duele es que se fue una de las personas que sin ninguna duda sabe qué paso, los responsables y el porqué de los atentados a la AMIA y la embajada de Israel y por qué encubrió e hizo posible que no se supiera la verdad».

La Municipalidad de Río Tercero aclaró que va a adherir al duelo, por considerar que Menem fue «responsable del atentado» en esa ciudad, producto de una maniobra en la que se direccionaron armas a Ecuador y Croacia.

El titular del PJ bonaerense, Fernando Gray, publicó en Twitter en forma personal: «Mis respetos a la familia de quien fuera presidente de la Nación, Carlos Saúl Menem. En una sociedad democrática, podemos estar de acuerdo o no, lo que no puede faltar, es el respeto». Sus pares dejaron mensajes en redes sociales. Una figura inolvidable. Sin dudas, por donde se la mire.