La Matanza: Una banda le robó el auto a un policía de civil, lo golpeó y hasta le gatilló en la cabeza con un arma sin balas

Un policía fue atacado brutalmente por cinco delincuentes cuando salía de su casa de Villa Celina, en La Matanza. El joven vestía de civil y fue sorprendido cuando se subía a su auto. Le gatillaron pero no salió ningún disparo.

El violento asalto ocurrió el sábado por la noche en Martín Ugarte al 1200 y fue registrado por una cámara de seguridad. Las imágenes permitieron a los investigadores reconstruir toda la secuencia y son ahora una prueba clave en la causa para identificar a los sospechosos, que permanecen prófugos.

El efectivo recién terminaba de abordar su vehículo cuando otro auto de color azul metalizado se detuvo a la par, del cual bajaron rápidamente los asaltantes y se le abalanzaron bajo la modalidad conocida como “robo piraña”.

Los ladrones bajaron a golpes al policía del Volkswagen Bora, le pegaron en la cabeza con la culata cuando estaba tirado en el piso y le gatillaron varias veces.

Antes de escapar en el coche del agente, los agresores también le quitaron su arma Bersa modelo BP9CC calibre 9mm, con el cargador colocado con ocho municiones intactas y su credencial identificatoria de grado, indicó el portal local Info La Matanza que además difundió el video del ataque.

La causa es investigada por el fiscal Claudio Fornaro, de la UFI 1 del Departamento Judicial de La Matanza, quien ya tomó declaración testimonial a la víctima y ordenó el relevamiento de cámaras y pericias en el lugar.

Días atrás, un policía mató de un balazo a uno de los cuatro presuntos motochorros que intentaron robarle la moto. Viajaba junto a su mujer, en La Matanza.

El hecho ocurrió en el cruce de las calles Éufrates y Settino, de la localidad de Rafael Castillo, y en principio el efectivo de la Policía bonaerense no quedó detenido ya que la justicia determinó que actuó en legítima defensa.

Todo comenzó cuando el policía, que se desempeña en el área Logística en la Jefatura Departamental de La Matanza, se hallaba franco de servicio y vestido de civil y se movilizaba junto a su mujer a bordo de una moto Rouser 200.

El hombre se identificó como policía cuando lo interceptaron los delincuentes y extrajo su pistola calibre 9 milímetros reglamentaria, tras lo cual se originó un tiroteo en el que uno de los asaltantes murió al recibir un balazo a la altura del abdomen.