La izquierda se para y moviliza: «Kicillof oculta que miles de escuelas no comienzan con las clases presenciales»

Tras el «paro activo» de 48 horas impulsado por las seccionales de SUTEBA conducidas por la Lista «Multicolor» en La Matanza, Bahía Blanca, Escobar, Tigre, Ensenada y Madariaga en «rechazo a los criterios epidemiológicos de presencialidad, las condiciones salariales y de infraestructura», los docentes y agrupaciones de izquierda movilizaron hoy hasta al Casa de la Provincia en Capital.

Exigen «un cronograma público de vacunación, conectividad y creación de cargos». Y acusan al oficialismo ocultar el estado de «miles de escuelas» que por problemas de infraestructura no pueden hoy comenzar con las clases presenciales.

La exdiputada Nathalia González Seligra, dirigente de SUTEBA La Matanza y de la lista Marrón del PTS en el FITU comentó: «Hoy comenzamos un plan de lucha por condiciones seguras en las escuelas. Hace meses que exigimos ser vacunados pero el gobierno eligió hacerlo para sus amigos, funcionarios y empresarios».

«Hoy rechazamos la presencialidad insegura a la que nos quiere empujar Kicillof, respondiendo a una presión aperturista sin el cuidado de la salud de trabajadores de la educación, de estudiantes y de sus familias», agregó la docente.

«Es absolutamente deficiente la infraestructura escolar, sin inversión gobierno tras gobierno. Durante la gestión de Vidal, estas condiciones llevaron al crimen social de Sandra y Rubén, hoy las escuelas de la provincia están igual», indicó. De hecho, la EP 48 de Moreno no tiene agua y no abre.

«En La Matanza hay más de 200 escuelas que no pueden comenzar la presencialidad ya que no cuentan con condiciones y personal necesario», sostuvo González. A esto hay que agregarle 16 establecimientos que fueron adecuados para el plan de vacunación. De modo que no están habilitados para dar clases o tuvieron que pedir otros espacios prestados. Nada tiene lógica.

La referente se refirió también a las paritarias récord tramitada entre Kicillof y Baradel en 48 horas con un 35 por ciento de aumento. «Aunque quieran vender por los medios una paritaria acordada a nuestras espaldas con la conducción del frente gremial como un gran avance, las y los compañeros en las escuelas saben que de todos modos no llegamos a fin de mes».

«El salario de una maestra alcanzará $36000 cuando la canasta familiar está en $56000. Además estamos exigiendo la creación de cargos docentes y auxiliares porque Kicillof dejó en la calle a 50 mil trabajadores que en 2020 estuvieron en programas precarios y hoy están desocupados», sostuvo la ex diputada.

Y agregó: «La conducción de Suteba está actuando más que nunca como una oficina de prensa del gobierno y rechazamos su acción. Exigimos asambleas y plenario de delegados para que seamos los docentes quienes decidamos un plan de lucha provincial». Ayer, la conducción de Suteba aceptó la oferta salarial.