Empieza juicio al joven acusado de asesinar al heladero Gustavo Guinch en Morón Sur en ’09

La Justicia comenzará a juzgar hoy al acusado de asesinar a tiros al dueño de una heladería en Morón sur en 2009. El joven, que ahora tiene 21 años, estuvo a punto de ser juzgado en marzo de 2012, pero como estaba en libertad se fugó y recién pudo ser hallado el año pasado.

El acusado afronta cargos por el «homicidio criminis causa» del dueño de la heladería «Caribe», Gustavo Guinch (37), por el que ya fue condenado a 12 años de cárcel en un juicio abreviado otro joven, que también entonces era menor de edad.

El juicio oral estará a cargo de Tribunal de Responsabilidad Juvenil 2 de Morón, integrado por Cecilia Drago, Angélica Parera y Ricardo Llamas, dijeron los voceros consultados por Télam.

El debate se desarrollará hoy, el 22, 23 y 26 de mayo próximos, a partir de las 9, en el edificio judicial situado en Almirante Brown y Colón.

Las fuentes dijeron que fueron citados 29 testigos propuestos por el fiscal de juicio Pablo Cabreja y la familia del heladero, que estará representada por la abogada Marí­a Inés Terrizzano.

El crimen de Guinch fue cometido el 23 de noviembre de 2009, cuando el heladero, que ese mismo día había bautizado a su pequeña hija, realizaba a bordo de su auto una entrega de helado en una casa situada en Monseñor Añeiros y Alessandri, de Morón.

Tras dejar el pedido y cuando se disponía a abordar su Peugeot 504, Guinch fue abordado por dos delincuentes armados que acababan de cometer un robo en la zona.

Los delincuentes, que no pudieron escapar de ese hecho a bordo de una moto que habían robado a tres cuadras, intentaron apoderarse del auto del heladero para continuar con su huida.

No obstante, según la pesquisa, Guinch intentó huir en el rodado y los ladrones dispararon varias veces contra el Peugeot.

Uno de los proyectiles ingresó por el asiento del conductor y le perforó un riñón, tras lo cual siguió su recorrido y le causó gravísimas lesiones en el estómago.

Según la investigación, Guinch pudo manejar herido hasta su heladería, situada a cinco cuadras de allí, donde fue auxiliado por su mujer y trasladado al hospital de Morón, donde murió una semana después debido a las graves lesiones sufridas.