Reactivan obra de aliviador Boquerón: admiten demoras por problemas técnicos y financieros

El secretario de Desarrollo Estratégico municipal, Gustavo Mosquera, negó que la obra del aliviador de la Cuenca Boquerón esté “parada”, aunque admitió que por motivos desde técnicos hasta financieros no se cumplieron con los plazos de ejecución previstos hace dos años, cuando comenzó.

En diálogo con este periódico, el funcionario salió al cruce de la movida del precandidato del PRO, Ramiro Tagliaferro, quien la semana pasada visitó el obrador junto a los vecinos, en la esquina de San Martín y Moreno, que está cortada desde hace dos años. “Gestionar tienen sus complicaciones. Es más fácil pararse en una esquina y criticar. La obra, que estuvo frenada, está en marcha y se va a terminar”, indicó Mosquera a Un Medio.

La obra fue licitada por el municipio, aprobada por la Provincia y financiada por el Estado Nacional. Mosquera admitió que hubo desfasajes presupuestarios por mayores costos y problemas contractuales con la empresa ejecutora, a la que llegaron a enviarle una carta documento. También explicó que la primera etapa, que consta de cinco cuadras, debía unir el aliviador nuevo con el de Casullo, pero este no era del material sospechado y condicionó el proyecto. Tras las críticas de vecinos y opositores, el municipio apuró el paso. Esta semana se vieron hombres y máquinas trabajando en el lugar.

Por otro lado, informó que se avanza con la última etapa del Zanjón Martínez y que se inició el tercer reservorio de agua en la Base, para aliviar inundaciones en Castelar Norte y Sur.