Liberan a una mujer tras $60 mil de rescate

Una asistente social de 53 años, esposa de un contador, fue secuestrada en la noche del martes al llegar a su casa de Ituzaingó, en Santos Dumont y José María Paz, en su auto BMW. Varios hombres le cerraron el paso, la amenazaron y se la llevaron. La liberaron tras el pago de un rescate.

“La víctima no pudo precisar la cantidad de hombres que actuaron en el hecho ni la marca del vehículo en el que estaba la banda, pero se presume que pudo haber sido un Volkswagen Passat”, dijo una fuente policial.

En medio de los gritos y las amenazas de muerte, los captores obligaron a la mujer a meterse en su coche y poco más tarde llamaron a su marido para negociar los términos del rescate. El contador, en medio de la desesperación, no tuvo oportunidad de dar aviso a la Policía. A la mujer la tuvieron dando vueltas en el auto poco más de una hora.

“En principio no le pegaron, pero una situación de este tipo no deja de ser violenta. En esta clase de hechos suele haber amenazas de muerte. Ella estaba muy nerviosa”, dijo una fuente.

Los secuestradores terminaron arreglando con el marido de la víctima un rescate de $ 60.000 y le indicaron que fuera hacia la colectora de autopista Gaona, por ruta 23, en la localidad de Moreno, donde tuvo que arrojar la bolsa con el dinero. Entonces, un auto gris, un Vento o un Passat, pasó a recogerla.

Un rato más tarde, la víctima fue liberada ilesa en los alrededores del shopping Nine, en autopista Gaona y avenida Vittorica, también en Moreno. Una vez que el contador y su esposa volvieron a reunirse, recién ahí llamaron al 911 para hacer la denuncia.

El BMW de la víctima apareció poco más tarde en Rivadavia y Piovano, a un costado de las vías del Ferrocarril Sarmiento.

El hecho está a cargo de la Delegación de Investigaciones (DDI) y la Fiscalía Federal N° 2 de Morón, pero en la tarde de ayer la asistente social todavía no se había presentado a dar testimonio.

Los investigadores creen que se trató de un hecho al voleo, un típico secuestro exprés. Y que los captores eligieron a la mujer como objetivo con cierto nivel de improvisación, motivados por el auto en el que iba, un vehículo de alta gama. Anoche, aún no había detenidos.

Fuente: La Razon