Acuña le pidió la renuncia a dos concejales que dejaron su bloque, pero ya perdió a una tercera

Una semana después de que el ex intendente Luis Acuña le pidiera la renuncia a los dos concejales que habían abandonado el bloque del Frente Renovador, ayer se conoció que Lilia Álvarez seguirá el mismo camino para sumarse al flamante bloque Justicialista, que sería un apéndice del FPV.

Antes de diciembre, se esperaba un Concejo dominado por el peronismo, pero con ocho concejales por cada bando, repartidos entre Zabaleta y Acuña. Pero el rápido salto de Vicente Constantino había dejado al FPV al borde de la mayoría automática, con tres concejales de Cambiemos y uno del PS.

Hace quince días Humberto Bertinat y Elena Cerbino se abrieron del bloque que responde a Acuña, que viene perdiendo dirigentes desde la derrota en 2013.

Ante ese hecho, la mesa directiva del Frente Renovador de Hurlingham intentó disimular la sangría al anunciar la expulsión del secretario del gremio de Municipales, “Nito” Bertinat, «por no defender los derechos de los trabajadores despedidos, y a su vez permitir que se les pague (con una gran demora) un sueldo básico de tres mil novecientos pesos, cuando antes el mismo era de seis mil seiscientos pesos».

Además se le exigió tanto a él como a Cerbino renuncien a su banca «por manifiesta convivencia con el Jefe Comunal del Frente Para la Victoria», algo que no suele suceder en política. Ayer se conoció que el bloque massista perdía un cuarto escaño. Álvarez fue reelecta en 2013 y asumió en 2011 en reemplazo de Fabrizio Acuña, el hijo del ex intendente, que no juró en ese momento pese a haber sido cabeza de la lista del FR.

Lilia Alvarez en la jura de 2011

Lilia Alvarez en la jura de 2011