El HCD de Morón aprobó por mayoría el Presupuesto 2016: fuerte aumento en Seguridad

Por mayoría, el gobierno de Morón consiguió que el Concejo Deliberante le apruebe el Presupuesto de 2016, fijado en 2.108 millones de pesos, en una sesión que tuvo que ser interrumpida por la irrupción de un grupo de jóvenes militantes K que denunciaban despidos en el Área de Niñez (ver aparte).

El Cálculo de Recursos y Gastos para este año fue enviado hace 15 días, por lo que la oposición reclamó tiempo para estudiar el proyecto. Sin embargo, sólo el bloque del FPV rechazó la propuesta, en tanto que el Frente Renovador y el socialismo acompañaron los votos de Cambiemos.

El debate no sólo giró en torno a la asignación de partidas, sino que fue el prólogo para la Rendición de Cuentas del último año de la gestión sabbatellista, que debería tratarse recién en mayo. El oficialismo destacó el estado de «abandono y devastación» de áreas municipales como la Dirección de Acción Social o la Central de Monitoreo, o la paralización de obras hídricas (todavía no retomadas por la actual gestión) y algunos gastos «irregulares».

Por su parte, el kirchnerismo se aferró de los papeles para denunciar «la mentira» del Ejecutivo sobre la deuda que dejó Lucas Ghi.

También hubo desaveniencias en cuanto al aumento o disminución de las partidas en relación con el último ejercicio. El mayor aumento se observó en Seguridad, que pasó de 3% al 8,82% con respecto al 2015. Pasó así de $53 millones a $ 157.358.640, «invirtiendo recursos para reconstruir la Central de Monitoreo y Coordinación de Emergencias, más cámaras en la vía pública, tendido de fibra óptica, nuevos operadores con cursos de capacitación, equipamiento y desarrollo del Observatorio de Seguridad y Violencia, operativos de prevención en la vía pública, entre otras acciones».

El sabbatellismo advirtió una merma en la inversión en Educación (» de 10 a 8% del Presupuesto», según la concejal María Virginia Veyga, quien cuestionó los cambios en el área, donde por ejemplo se le va a enseñar inglés a los chicos de los jardines municipales) y en Salud. La jefa del bloque de Cambiemos, Analía Zappulla, le retrucó que en 2015 Educación erogó $90 millones, mientras que el Presupuesto de 2016 le destina $155M.

En cuanto a Salud, Hernán Sabbatella, jefe de la bancada K, advirtió que se preveen «menos atenciones». Cambiemos informó que «tendrá el 25% de los recursos de libre disponibilidad» y que habrá «informatización de turnos y admisiones para el Hospital, incorporación de especialidades médicas, reparación y puesta en funcionamiento de equipamiento médico, además de la continuación de las obras en el Ostaciana B. de Lavignolle.

Obras y Servicios Públicos tendrá una la inversión es del 32% del total del presupuesto, llegando a los 527 millones. En el massismo se relativizó esa ecuación, ya que la mayor parte ($373M) se lo lleva la empresa de recolección. Si se restan los sueldos, queda poco dinero genuino para las obras de asfalto y bacheo. Se anunció igual la pavimentación de 200 calles y la reparación de 100.000 metros de asfalto por año, y la ejecución de arterias principales de hormigón. Se reforzarán partidas para el mantenimiento de la flota de 100 vehículos utilizados por las dependencias municipales.

La inversión en obras tendrá un fuerte componente de coparticipación provincial, que destinará este año 10 mil millones para infraestructura, producto de la colocación de deuda.

El presidente del bloque renovador, Jorge Laviuzza, opinó que no había «mayores diferencias» en el Presupuesto con el proyecto electoral de su fuerza. Pero advirtió: «la campaña en chamuyo, márketing, acá aprobamos adónde va a la plata». En ese sentido pidió más precisiones sobre las imputaciones. Dijo que era «incoherente» mantener un servicio privatizado de limpieza. Admitió «contradicciones» en el bloque, pero respaldó el Cálculo.

Lo que no acompañó el FR es la delegación de facultades para el Ejecutivo.

Por su parte, el FPV puso el acento en la discusión por la emergencia económica y la deuda heredada. «La deuda del año 2016 no es de 170 millones como sostuvo el oficialismo y su propio presupuesto lo pone en evidencia. Es de 62 millones y representa sólo el 2,96% del presupuesto del año de 2108 millones. Es apenas un 0,96% superior a la del ejercicio anterior, lo habitual en los circuitos administrativos y no un endeudamiento extraordinario por parte de la gestión anterior», comunicó el bloque.

En rigor, la deuda heredada informada por los equipos técnicos del Ejecutivo es ni más ni menos que el número que Ramiro Tagliaferro recibió de la gestión anterior. Ni más ni menos que lo que advirtió al jurar su mandato, el 11 de diciembre pasado. Zappulla quedó expuesta ante los papeles y solo recordó que esa era la «deuda documentada».

El Ejecutivo conformó en febrero una comisión de revisión de la deuda. Fuentes del gobierno se mostraron molestos con la confección del Presupuesto y culparon a personal de carrera de lo que consideran un «error» y reafirmaron: «la deuda es el triple de lo que se informó».

Lo que nunca se informó en el Ejecutivo fue lo que encontró en Caja Tagliaferro: $46 millones, según el Presupuesto.

Los números finales se conocerán recién en la Rendición de Cuentas de 2015. Como adelanto, Zappulla denunció que de los 60 mil pesos que se destinaban a una cooperadora del programa de recolección diferenciada y reciclaje, «casi nada llegaba y se giraba 40 mil pesos a una ONG de Ituzaingó».