Sabbatella: De la «marca registrada» de La Minga a la denuncia por subsidios en la AFSCA

El Gobierno denunció al líder de Nuevo Encuentro, Martín Sabbatella, por un supuesto fraude a la administración y malversación de fondos públicos, en al menos 10 millones de pesos que fueron entregados al fomento de medios o producciones audiovisuales, cuando era titular de la AFSCA.

Según explicaorn fuentes del Ente Nacional de Comunicaciones, el organismo que desplazó a la AFSCA, se hallaron «irregularidades en los subsidios que debían salir a concurso para proyectos de medios de comunicación comunitarios pero fueron otorgados a dedo a asociaciones civiles».

«Una de esas asociaciones, en la región de Cuyo, destinó los fondos, más de tres millones de pesos, entre otras cosas, a un curso que se tituló ‘¿Qué significa para nosotros representar el kirchnerismo?».

La denuncia se basa en una auditoría que realizó la Sindicatura General de la Nación (SIGEN) sobre el manejo de los subsidios de los Fondos de Fomento Concursables para Medios de Comunicación Audiovisual durante 2014 y 2015. Hay mucha caja chica declarada allí, por ejemplo, de viajes.

Además de Sabbatella también fue denunciada Andrea Conde, que ocupaba la Dirección de Proyectos Especiales de la AFSCA y fue candidata a legisladora porteña por el Nuevo Encuentro en las últimas elecciones. La denuncia penal, cayó por sorteo en el Juzgado Federal N° 9, de Luis Rodríguez.

El ENaCom ya había presentado un denuncia contra Sabbatella por incumplimiento de los deberes de funcionario público, por beneficios supuestamente irregulares en favor Radio América, cuando la manejaba Sergio Szpolski, el capitalista K que luego buscó cerrar por la fuerza tanto la radio como el diario Tiempo Argentino. El empresario también está denunciado, aunque aún así el kirchnerismo duro intentó culpar de todo a Macri.

El ex intendente de Morón también había sido denunciado en 2013 por los aportes partidarios en la AFSCA. Aunque, en junio, la Cámara Federal ratificó un fallo del juez Sebastián Casanello que entendió que no hubo delito, ya que el aporte de empleados públicos a partidos políticos está legalidazo. Es un agujero legal. No es que los empleados sean obligados. Es el propio funcionario el que financia a su agrupación a través del Estado al contratar a militantes. Aunque está prohibido que el Estado financie a partidos políticos, la Justicia nunca ha fallado en contra de esa práctica.

Marca Registrada

Sabbatella, su esposa, la senadora provincial Mónica Macha, y el jefe de bloque de concejales de Morón, Hernán Sabbatella estuvieron ayer en la Plaza Cumelén de Castelar, para reeditar el Festival «La Minga», que se desarrolló durante 15 años bajo las gestiones de Martín, como de Lucas Ghi.

Fue la ocasión para prestaran en sociedad el periódico “Encuentro Diario”, ante un par de miles de personas que se encontraban en el espacio verde de Castelar, junto a las vías.

La jornada cultural se desarrolló sin inconvenientes, pese a que el jueves la Municipalidad había enviado al partido una carta documento en la que recordaba que la actividad no había sido autorizada, por cuestiones de seguridad, y le advertía que podía haber la intervención de la «fuerza pública».

Finalmente esto no pasó, lo que hubiera sido un bochorno. El oficialismo explicó que el sabbatellismo «agrandó» la misiva municipal, pero aclaró que no ha podido utilizar el sello del festival debido a que «hace unos años La Minga fue registada a nombre de Agustín Pisano, que aparece como proveedor en el registro de marcas». El sobrino del ex presidente del HCD fue funcionario municipal dentro del área de Cultura y proveedor de bandas tanto para el municipio como para la AFSCA, al mismo tiempo que formaba parte de la Cooperativa para la Comunicación Social (FM En Tránsito).

 

14495369_655359371280886_6412207237544953238_n