El HCD distinguió a ocho nuevos ciudadanos ilustres, pero tuvo que postergar dos nombres

Con algunas sorpresas, por no decir un papelón, se desarrolló ayer una nueva ceremonia de Ciudadanos Ilustres de Morón. Esta vez el Concejo Deliberante sesionó en el palacio municipal, donde se distinguió a 8 de los diez vecinos del distrito que habían sido nominados para esa sesión especial.

Este año ya había salido un grupo de nuevos ilustres. En esta segunda etapa, se sumaron Jorge Raúl Basile (Arbitro Internacional de la F.A.B), Rodolfo Héctor Bianglino (Artista y Profesor), Cristian “Serpiente” Bosch (Campeón Mundial de Kickboxing y de Muai Thai), Julio Dionisio Crespo (Destacado por su trabajo en el ámbito penal y colaboración en diferentes instituciones), María Antonia González (Destacada por su compromiso y trabajo solidario), Fabián López Barbieri (Destacado por su compromiso y trabajo en el área de seguridad), Guillermo “Fatiga” Reynoso -Post Mortem- (Músico, cantor, compositor y bombisto, integrante de los “Manseros Santiagueños”) y el escritor Eduardo Sacheri.

Los que se quedaron sin beso y sin medalla fueron Francisco Mazzotta, ex integrante de la Cámara de Comercio de Castelar, y Monseñor Raúl Roberto Trotz, El Padre, según se aclaró, tuvo que operarse y pidió postergar su galardón para otro momento, para poder asistir en persona al acto.

En cambio, fuentes de Cambiemos aseguraron que el supermercadista encontró el rechazo de Juan Carlos Martínez. En el oficialismo esperan que esa situación se «arregle», aunque calificaron la posición del FPV como «un bochorno».

Desde el sabbatellismo sostienen que no hay problemas con Martínez, pero que «Mazzota es un corrupto». Ambas nominaciones volvieron a comisión.