Gremios y empresarios K demandan subsidios, exenciones impositivas y obras al Gobierno

Referentes del sindicalismo y el empresariado regional realizaron el miércoles pasado en la Universidad de Morón el primer «Foro en Defensa del Trabajo y la Producción en Morón». Con críticas al Gobierno y con concejales del FVP entre el público, el objetivo del encuentro fue proponer salidas.

«Ante la gravedad de la situación que nos toca vivir, como trabajadores y como pueblo, queremos acercar algunas reflexiones y propuestas que guían nuestro compromiso», comienza diciendo el comunicado que difundieron, entre otros, la CTA, la Bancaria, UOM, FOETRA, CTEP y la CGERA.

Convencidos de que la gestión K no dejó un país en llamas (pero sin indicadores creíbles) aseguraron en su diagnóstico oficial que «esta política de empobrecimiento de los pueblos (el aumento de precios y tarifas, la desocupación, la importación indiscriminada, las paritarias con “techo”, la disminución de los gastos sociales del Estado, etc) es una estrategia de dominación, porque un pueblo empobrecido es más fácil de dominar» (sic).

«Asumimos la Emergencia Social como una necesidad transitoria (…) Queremos una Argentina con trabajo y no con planes sociales», reza ese documento.

Entre las propuestas, algunas buenos pero tardías, los referentes K pidieron por «regulación de precios de alimentos, medicamentos, servicios públicos y demás bienes y servicios declarados Derechos Humanos», como así también el «Control del comercio exterior».

También el «urgente cumplimiento del Gobierno Nacional del Acuerdo Social de diciembre 2016».

Respecto del conflicto educativo, advirtieron del «incumplimiento de acuerdos paritarios con el Gobierno de la Provincia de Buenos Aires, quién además, redujo el presupuesto educativo en $16.000 millones para 2017 y ofrece un aumento con el cual no se llega a cubrir el ingreso para estar sobre la Línea de pobreza». Pidieron «garantizar el cumplimiento de la Ley de Paritaria docente nacional».  De la incendiada Santa Cruz, ni una palabra.

En cambio, pidieron también por la liberación de Milagro Sala. Y se expresaron «en defensa del modelo sindical argentino, como base y sustento de un Proyecto Nacional y Popular». Reforma tributaria y financiera fueron reclamadas más que a CFK, con cual subió el gasto, pero también la presión tributaria, conforme se alejaba cada vez más del país de inteligencia fiscal, abundancia de reservas y superávit comercial que dejó Néstor Kirchner.

En definitiva, propusieron no endeudarse, pero sostener el gasto con esa reforma que con su gobierno nunca llegaría, dejando un bache fiscal de 7 puntos de PBI como herencia de un país pobre, con comercio negativo, sin reservas ni crédito externo. El diagnóstico K abre los ojos a partir de 2016.

Como nunca antes, se exigió «la terminación del Hospital del Bicentenario de Ituzaingó». Y la lista sigue:

«A las Autoridades Municipales de Morón les requerimos, entre otros temas:

Implementación a nivel municipal, a través del Concejo Local de la Economía Popular, del Registro de Trabajadores de la Economía Popular, previsto en la ley de Emergencia Social Nª 27345

Crear un Consejo Asesor del Fondo de Fortalecimiento de clubes, asociaciones sin fines de lucro, comercios y empresas. Con representación de los clubes, las asociaciones sin fines de lucro y todas las cámaras industriales, comerciales y empresarias que tengan presencia en el Distrito.

Proyecto integral de reciclado de residuos, con participación de todos los sectores sociales. No solo permite generar ocupación, sino también favorece un mejoramiento sanitario y ambiental de nuestros barrios. Requiere campaña de concientización. Hay edificios inutilizados o abandonados que se pueden aprovechar.

Boleto de transporte público subsidiado para los trabajadores dentro del Municipio.

Reducción de las alícuotas municipales para empresas y comercios en situación de crisis y/o extensión de los plazos de pago, para quienes mantengan el plantel de personal (declaración jurada mediante formulario 931 AFIP)

Implementación de una Moratoria para las deudas Municipales de empresas y comercios contraídas hasta el 31/03/2017, con plazos de pago de hasta 60 cuotas, condonación de multas y del 50% del interés cobrado habitualmente por el Municipio.

Continuar con la II etapa del Hospital de Morón

Garantizar desde el gobierno municipal el “compre local” para las compras y contrataciones por parte del municipio, priorizando a las PyMEs radicadas en el Distrito. Desarrollar el mecanismo institucional de difusión de las compras y garantizar su efectiva aplicación y transparencia.
Plan de obras públicas municipales con mano de obra cooperativa y PYMES locales.

Generar un espacio de articulación entre municipio, sindicatos, cámaras empresariales y/o comerciales y empresas locales, para realizar presentaciones a nivel provincial y nacional de la situación del Distrito.

Puntualmente, en la presentación de herramientas legales frente a grandes empresas de servicios, ante el aumento de tarifas de servicios indispensables para el desarrollo de la actividad productiva y que impliquen mayores riesgos de pérdida de empleos.

Creación de un Consejo de Monitoreo de la actividad productiva y comercial de Morón formado por representantes de Poder Ejecutivo municipal, representantes del Concejo Deliberante, representantes de las cámaras comerciales y/o industriales de Morón y de los trabajadores.

Iniciar un registro de empresas e indicar las que se encuentran en situación de emergencia.» 

Importaciones

Por otro lado, la Cámara Industrial de las Manufacturas del Cuero y Afines (CIMA) manifestó su preocupación ante «un nuevo aumento en las importaciones del orden del 47,5% en unidades, registradas durante el primer cuatrimestre del año comparado con igual período de 2016».

«Si analizamos solamente la importación de artículos de cuero el panorama es mucho más grave ya que las importaciones para el mismo periodo fueron de un 707% más; significan 1.260.000 unidades de artículos de cuero ingresados a nuestro país», advirtió el titular de CIMA y delegado de CGERA, Ariel Aguilar.