La mayoría de los intendentes no rinden cuenta del Fondo de Infraestructura que acordó Vidal

El gobierno bonaerense convocó a los intendentes para exponer el avance del Fondo de Infraestructura Municipal, valuado en $8 mil millones. Por la demora en las certificaciones de las obras públicas, que gatillan el giro de nuevas asignaciones, se transfirió menos de la mitad.

La mayoría de los jefes comunales reclamaron que el programa continúe en 2018 y algunos, enrolados en la oposición, denunciaron recibir menos fondos que las comunas administradas por el oficialismo.

Se trató de una presentación realizada en La Plata donde los funcionarios reunieron a 90 de los 135 intendentes y, mediante placas audiovisuales y ‘semáforos verde, amarillo y rojo’ fueron informando la distribución del dinero y las certificaciones de obra que gatillan el giro de un 30% más de los recursos pautados.

De acuerdo a lo informado, este año el FIM se conformó con $ 7.976 millones y, a setiembre, habían sido transferidos unos $ 3.134 millones.

El encuentro se produjo luego de que Cristina Kirchner, en Ituzaingó, el martes, acusara al Gobierno de discriminar a los intendentes del PJ. Luego hubo una reunión de los jefes comunales K de la Primera, en Moreno, para plantear una queja en bloque.

En Cambiemos aseguran que la plata llega, pero que no se rinde. Sospechan que no la gastan en obras y seguridad, tal cual era el acuerdo del reparto del fondo del endeudamiento. La Coparticipación es por ley,

El distrito que tuvo mejor porcentaje de ejecución fue Escobar, con el 98% de las partidas asignadas, y sólo cuatro superaron el 50%.
«En realidad, certificamos más del 100% si se tiene en cuenta que a los $67 millones que recibimos por el FIM, aportamos un 60% más proveniente de fondos propios para terminar, por ejemplo, el centro de Salud que hicimos en Escobar», dijo a Télam el intendente peronista Ariel Sujarchuk.
A Escobar le siguieron Campana, del oficialista Sebastián Abella, con poco más del 72%, General Las Heras, del massista Javier Osuna con el 64% y Hurlingham, del también peronista Juan Zabaleta con más del 58%.
Les siguen, con un porcentaje de ejecución de entre el 44% y el 25% seis comunas: San Miguel, José C. Paz, General Rodriguez, Suipacha, Navarro y Mercedes.
El resto quedó observado en rojo (por el color utilizado en la filmina con la que se graficaron los datos) por tener un muy bajo desempeño.
La reunión, que estuvo encabezada por los subsecretarios de Gobierno y Asuntos Municipales bonaerense, Alex Campbell y de Asuntos Metropolitanos e Interjurisdiccionales, Luis Giménez, fue bastante dura a un lado y otro de la mesa, según las fuentes consultadas por Télam.
Los funcionarios bonaerenses objetaron que el promedio general alcanzado por los 24 municipios que integran la sección quedó en un escaso 17,5%.
En tanto, entre los intendentes, la señal de alarma se encendió cuando Campbell y Giménez advirtieron que la gobernadora Vidal aún no confirmó que el FIM continúe activo el año próximo.
Este año, el Fondo repartió $ 8.500 millones entre las 135 comunas de la Provincia y los intendentes pudieron proponer en qué invertir el dinero.
Según las fuentes consultadas, el tema en danza ahora es ver que pasará con este Fondo en 2018, y la clave para saber si continuará o no podría pasar por el resultado electoral que Cambiemos logre en las legislativas de octubre.
Si la gobernadora logra obtener la mayoría en la legislatura, el FIM, que nació en 2016 como herramienta de negociación con los intendentes opositores, no tendría demasiado sentido, ya que Vidal contaría con las manos necesarias para lograr la aprobación de sus proyectos.
De esta forma, los intendentes opositores reconocen que sus espacios necesitan ganar bancas para tener oxígeno a la hora de manejar la gestión durante los próximos dos años.
1169_1505476054