El asesino de Nadia sería un abusador condenado que estaba en libertad

La Justicia identificó al autor del crimen de Nadia Arieta. La víctima había sido atada y degollada en un local de Villa Tesei. Las huellas tomadas en la escena pertenecen a un hombre que en 2004 fue condenado a 18 años de cárcel por un ataque sexual, aunque estaba en libertad.

Néstor Maximiliano Montiel fue detenido en octubre de 2001 por abuso sexual y tentativa de homicidio. Por este hecho, en 2004 fue condenado a 18 años de cárcel pero en 2014, tras recurso de apelación interpuesto por su defensa ante la Sala I de la Cámara Penal de Morón, recuperó la liberad con salidas transitorias mientras realizaba un tratamiento psicológico, algo que el propio tribunal dio por finalizado en 2016.

El pasado jueves la joven de 31 años abrió a las 10 su local de regalos personalizados en Pedro Díaz al 500, en Villa Tesei. Pasado el mediodía, un vecino escuchó el grito de auxilio y corrió hasta el comercio: allí, encontró a Nadia en ropa interior, atada, amordazada y degollada.

El asesino tuvo la precaución de llevarse el cuchillo del crimen, la cinta de embalar que usó inmovilizarla y el celular de la víctima.

De acuerdo a un informe preliminar de la autopsia comunicado ayer al fiscal de Morón a cargo de la causa, Mario Ferrario, los médicos forenses determinaron que Nadia murió por la herida de degüello y no detectaron signos de abuso sexual consumado, aunque se tomaron hisopados que serán sometidos a estudios de ADN y se esperarán otros estudios complementarios.

Días atrás, un episodio similar había ocurrido en otro comercio ubicado cerca del cruce de las avenidas Vergara y J. Bustamante y Guevara, a unas diez cuadras de donde asesinaron a Arrieta.

Según contaron a la prensa los comerciantes de la zona, en ese hecho, un hombre en moto y armado con un cuchillo abordó a una comerciante, la quiso maniatar y amordazar, como sucedió con Nadia, pero la mujer logró zafar y salir corriendo para pedir ayuda, lo que puso en fuga al atacante.

El fiscal de Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 3 de Morón no descarta que se trate de un desconocido que haya salido a elegir una víctima para un asalto o ataque sexual y quiere determinar si hay un mismo autor en los dos hechos.