Para la Provincia, el acatamiento al paro fue del 47%

El director de Educación, Gabriel Sánchez Zinny, inauguró hoy junto al intendente Ramiro Tagliaferro el ciclo lectivo en la Escuela Primaria N°25 de Morón sur. También hubo clases en los jardines municipales, en una jornada cruzada por el paro de CTERA, Suteba y UDOCBA.

«Quiero agradecer especialmente al 75% de los docentes que hoy vinieron a dar clases en Morón. Todos queremos que nuestros maestros estén mejor y sin dudas el camino es el diálogo, pero con los alumnos en las aulas», apuntó el jefe comunal tras la recorrida por el centro educativo.

La EP 25 cuenta con una matrícula de 200 chicos que desayunan, almuerzan y meriendan todos los días gracias a la implementación del Servicio Alimentario Escolar (SAE), que administra el Gobierno de Morón.

A través de este programa, se realizó también una reforma integral de la cocina y el comedor, con el objetivo de fortalecer la salud y el desarrollo nutricional de los alumnos.

Los trabajos incluyeron, además, la adecuación de instalaciones sanitarias, eléctricas y de gas; trabajos de albañilería, pintura y renovación de mobiliario; colocación de mosquiteros en puertas y ventanas; y la instalación de un detector de gas y monóxido de carbono.

El ministro siguió su recorrida por la Escuela N° 39 de Almirante Brown. El gobierno bonaerense intentó hoy minimizar la medida de fuerza.

Las autoridades bonaerenses estimaron que «del total de docentes de escuelas públicas hubo 47% de ausentismo», mientras que en el ámbito privado «el presentismo es de casi el 100%» en el turno mañana. Según el SUTEBA, el acatamiento al paro que arranca hoy y sigue mañana fue del «85%».

En ese marco, el ministro de Economía de la provincia de Buenos Aires, Hernán Lacunza, afirmó hoy que no están lejos de un acuerdo con los gremios docentes ya que «las diferencias no son sustantivas», a la vez que consideró que «no debería haber ningún día de paro».

«No estamos lejos de un acuerdo», dijo Lacunza esta mañana en declaraciones a la prensa, al tiempo que pidió que «haya vocación negociadora y de diálogo» de parte de los gremios y solicitó que «no haya intransigencia o caprichos» por parte de sus dirigentes.