Tras el revés de la última asamblea, Meyer dice Adiós al Deportivo Morón

Tras no poder imponerse en la asamblea del último domingo por el aumento de la cuota social, el presidente del Deportivo Morón, Alberto Meyer, anunció que adelanta las elecciones para abril (eran en mayo) y aclaró que no se va a presentar. «Me dieron la espalda», tiró.

El empresario ganadero advirtió que la próxima gestión no tendrá el presupuesto que se necesita para mantener al plantel profesional de fútbol, un debate que llevó dirigentes y socios afines a la gestión anterior (Diego Spina-Pablo Sauro) a correrlo por izquierda. «Primero es un club social», le gritaron en la cara, a lo que Meyer devolvió con algún improperio. Hoy, en un video publicado en su cuenta oficial de Facebook, el presidente se disculpó por el escándalo del fin de semana, pero dejó en claro que no va a volver a sacar a Morón de otro incendio.

A pesar de los éxitos de sus dos gestiones al frente de la institución, desde la oposición se cuelgan la medalla de haber traído a Walter Otta como DT, poco antes de abandonar la gestión. Meyer lo ratificó, sacó al club de la crisis financiera y le dio orden. Así llegaron los éxitos que se escaparon en 2006, cuando también estaba al frente, aunque en aquella oportunidad no manejaba el fútbol, según él mismo reconoce.

Posted by Alberto Ruben Meyer on Wednesday, March 7, 2018

Con relación a la Asamblea, dijo que «respeta» la palabra del socio. «Cometí muchos errores, pero salimos campeones pero estamos entre los mejores de la B Nacional y la Copa Argentina. La estrella brilla más que nunca. Pido disculpas, pero sentí un revés triste, porque pensé que iban a considerar que no es lo mismo la B Nacional que la Metropolitana. Hay traslados, otros valores. Todo ha cambiado», opinó.

«No puede ser que paguen la cuota de $250 que es la que pedí hace 14 meses y me la hicieron bajar. El próximo presidente no puede manejar miseria», advirtió también.

«Me daban la espalda y estoy cansado, pero estoy contento con el deber cumplido», tiró Meyer, que fijó fecha de elecciones para el 28 de abril.

«Ya saben todos que los dirigentes anteriores me dieron la espalda. Les piden que armen lista con los mejores, piensen en el club. Hice mi parte y traté de que el club esté a la altura que se merece. Los jugadores van a lamentar que me vaya. Con su voto, los socios me obligaron. Pensé que iba a haber un reconocimiento, pero veo que no alcanza. Pido disculpas por el mal hecho», ironizó antes de despedirse.