Balance: Flybondi frena promociones ultra low cost y ofrece a sus empleados participar de las ganancias

El CEO de la aerolínea Flybondi, Julian Cook, aseguró ayer que su compañía compartirá el 10% de sus beneficios con todo su personal, como una manera de evitar conflictos gremiales. La empresa low cost tuvo que acomodar sus precios producto de la devaluacón, pero cree que saldrán del rojo a partir del ejercicio 2019 y que tendrán saldo a favor.

«Con esta medida queremos comprometer a todos los empleados con nuestra cultura de cuidado de costos y mejora de productividad. La idea es que cada empleado piense como pienso yo mientras trabaja», explicó Cook al diario Ámbito Financiero.

El CEO de Flybondi habló ayer ante un grupo de periodistas en la presentación de un balance de sus primeros ocho meses de operación en la Argentina.

Cook, junto a otros directores de la compañía, resumió los lineamientos de la política que vienen desarrollando para una relación con su personal que se ajuste a las necesidades de su modelo de negocios. Todo se da en el marco de una actividad compleja que tiene una realidad sindical acorde, con seis gremios diferentes en escena.

Según las cifras presentadas ayer, Flybondi cuenta con casi 500 empleados, de los cuales hay 100 que se sumaron en los últimos meses, cuando la empresa tomó la decisión de contar con un servicio propio de rampa en todos los aeropuertos a los que vuela. Así, dejó de contratar a Intercargo.

Esta decisión -que implica una inversión de u$s250.000 por aeropuerto- le brinda mayor autonomía operativa, explicó Cook. Y le permitirá, entre otras cosas, poder volar con normalidad el martes próximo, cuando todos los transportes paren por la huelga general convocada por la CGT, afirmó.

También reveló que se armó una movida de «agremiación low cost» que está en pleno desarrollo y la integra gente joven dispuesta a adaptarse al modelo que proponen Flybondi y otras compañías similares.

En cuanto al nivel salarial que paga a sus empleados, Cook aseguró que «son sueldos competitivos», que tienen una parte variable ajustada por productividad en lo que hace a tripulación de cabina y pilotos. Además, destacó que se aplica dos veces al año un ajuste por la inflación del INDEC.

La empresa llegó la semana pasada a la cifra de 500.000 pasajeros transportados, de los cuales 80.000 es gente que voló por primera vez. Cuenta con cinco aviones que vuelan a 13 destinos locales. En noviembre sumarán Punta del Este y Asunción.

Prevé invertir u$s1.100 millones para llegar a 2021 con 28 aviones, 2.000 empleados y 10 millones de pasajeros transportados.

Cook, explicó además por qué en la línea aérea que hoy tiene los asientos más baratos del mercado se acabaron los pasajes de 199 pesos, con los cuales salieron a hacer una fuerte promoción a comienzos de agosto. “Cualquiera de los jugadores que operan aquí (en la Argentina) van a tener que subir sus tarifas en pesos para poder seguir volando”, agregó Cook.

El mes pasado, cuando el Gobierno eliminó la banda tarifaria mínima que regía para los pasajes aéreos de cabotaje, Flybondi salió a ofrecer pasajes por 199 pesos a distintos puntos del país, ida y vuelta.

Con una flota de apenas cinco aviones (de los cuales uno ya estaba en ese momento en reparaciones, tras el choque de su cola contra la pista), la empresa que se define a sí misma como “ultra low cost” vendió 31.000 pasajes sólo en el primer día de agosto. Cuando terminó el mes, había vendido 190.000 tickets, en su mayoría para volar durante septiembre.

Sin embargo, esa promoción terminó esfumándose a medida que pasaban las semanas y la cotización del dólar superó la barrera de los 40 pesos.

“Por supuesto seguimos teniendo promociones vigentes pero son eso, promociones”, dijo el director de Ventas y Marketing de Flybondi, Federico Suárez. “Ahora estamos acomodando esas promociones al esquema de costos. Ya no podés entrar a la página y comprar para los próximos 30 días pasajes a 199 pesos, salvo unos pocos. El resto de las ofertas son a $299 o $399″.

Aun así, Cook reivindicó la propuesta de su compañía como la más económica del mercado. “Nosotros tenemos un costo operativo de 50 dólares cada 1.000 kilómetros y nuestro objetivo es bajar ese costo a 45 dólares para diciembre.

Las aerolíneas convencionales gastan entre 75 y 100 dólares por el mismo tramo. Son aerolíneas que, a veces, tienen tarifas bajas. Pero no tienen costos bajos”, agregó el empresario suizo, durante una conferencia de prensa que convocó para dar los resultados de los primeros siete meses de operaciones de la empresa. Lo acompañaba, además, el presidente ejecutivo de la empresa, Mike Powell.