Vidal y Stanley le confiaron al Episcopado que «extremarán medidas» para contener la crisis en el GBA

La gobernadora María Eugenia Vidal y la ministra de Salud y Desarrollo Social, Carolina Stanley, se reunieron este viernes con 14 obispos para hablar sobre la situación alimentaria de las zonas más pobres de la Provincia de Buenos Aires, en función de buscar contener la crisis social que comenzó a sentirse en el GBA producto de la devaluación e inflación.

Las funcionarias estuvieron acompañadas por el ministro de Desarrollo Social bonaerense, Santiago López Medrano, y por Gabriel Sánchez Zinny, director de Cultura y Educación. En principio, expresaron a los representantes de la Iglesia Católica su decisión de extremar todos los recursos para la asistencia alimentaria, en particular en las zonas más carenciadas del territorio bonaerense.

Según informó la Conferencia Episcopal, Vidal se comprometió también a sostener la continuidad de las obras que están en ejecución y los programas de préstamos del Banco Provincia para Pymes.

Los obispos, en tanto, manifestaron su preocupación con respecto a la situación socio-económica de la Provincia y del país, la baja del salario real y los despidos de trabajadores de distintos ámbitos, y expresaron su compromiso de acompañar a quienes sufren estas situaciones.

«Los obispos agradecieron a la gobernadora la invitación que se enmarca en un diálogo que respeta, tanto la autonomía de la Iglesia como la del Estado, y favorece la cooperación», dice el comunicado de la Conferencia Episcopal.

Entre los obispos que participaron de la reunión estuvieron Oscar Ojea, de San Isidro; Víctor Manuel Fernández, Arzobispo de La Plata; y Rubén Frassia, Avellaneda-Lanús, entre otros.

En la semana también habían estado reunidos con el intendentes del PJ. Lo mismo en obispo de Morón, Jorge Vázquez. Aunque hubo fotos, la Iglesia evitó críticas políticas. La orden es pacificar y contener. Algo que depende en buena medida de la responsabilidad de cada Municipio. Según trascendió, se llevaron un pedido de colaborar, no incendiar.