Un chofer que salía de viaje con un grupo de egresados de Hurlingham no pasó el control de alcoholemia

Padres de alumnos del Colegio Stepinac de Hurlingham evitaron lo que pudo ser una catástrofe. Pidieron al municipio realizar un operativo de control de alcoholemia a tres micros que salían de viaje de egresados el domingo y uno de los choferes dio positivo. Obviamente le retuvieron el registro y no podrá volver a manejar en forma profesional.

Durante el operativo que realizó la Dirección de Tránsito municipal, el test de alcoholemia tomado sobre el hombre arrojó 0,21, cuando el marca para choferes profesionales de corta y larga distancia la tolerancia de alcohol en sangre es cero.

Los agentes le retuvieron la licencia al conductor, que quedó inhabilitado, y la Justicia de Faltas comunal le aplicó una fuerte multa al chofer, que ronda los $60 mil. Además, la empresa Vía Bariloche también podría ser sancionada.

Jorge Tassara, director de Tránsito, contó que recibió una consulta del Colegio, sobre los controles habituales de la comuna. Lo hicieron por una nota por escrito. El domingo a las 10, los micros de Vía salían del polideportivo Municipal, por lo que «decidimos hacer la alcoholemia a los tres micros, uno de los choferes tenía una alcoholemia positiva».

«Es la primera vez que nos sucede. También solicitamos la intervención de la ART y la documentación de los choferes para este tipo de viajes largos», indicó el funcionario.