Una fuerte tormenta volvió a dejar escenas de canotaje en todo el Conurbano

El intento temporal que azotó al Conurbano Bonaerense en la mañan del sábado volvió a dejar imágenes de calles anegadas, barrios inundados y miles de quejas de vecinos. Los principales apuntados fueron los intendentes y en cada municipio la oposición intentó explotar el descontento. Un clásico, según pasan los años, se hayan hecho obras o no.

En algunos distritos bonaerenses granizó, hubo roturas y voladuras de techos, árboles caídos, calles anegadas y corte del suministro de luz, que afectó a más de 90 mil usuarios.  En los lugares con buen drenaje el agua se fue rápido.

En tanto, el Servicio Meteorológico Nacional prevé que las tormentas continuarán en Buenos Aires acompañadas de intensas ráfagas, fuerte actividad eléctrica, abundante caída de agua, y no se descartaba la probabilidad de la caída de granizo. También se emitió un alerta meteorológico para el centro y noreste de la provincia de Buenos Aires, este de Córdoba, sur de Corrientes, Entre Ríos, centro y norte de Santa Fe, sur de Santiago del Estero, y de la Ciudad de Buenos Aires.

En lugares como Ciudad de Buenos Aires cayeron más de 30 milímetros de agua en media hora. En zonas bajas como Quilmes llovieron 120mm en tres horas. Las bocas de tormenta fueron superadas. Aún en zonas de arroyos entubados.ban bajo resguardo.

La cantidad de agua caída tuvo variaciones según las zonas y los registros más altos fueron en el distrito de Escobar (120 mm) y en el partido de Castelli (153 mm).