A dos meses de la explosión en una escuela, docentes de Moreno se debaten entre volver a clases y seguir de paro

Este jueves se cumplen dos meses de la explosión en la Primaria N° 49 de Moreno, donde fallecieron la vicedirectora y un auxiliar producto de la explosión en la sala de profesores. Desde entonces abundaron las marchas, la denuncias cruzadas y situaciones extrañas como las de la docente secuestrada y el incendio de un colegio. Según la Provincia, han vuelto a clases unas 60 escuelas, mientras que otras tantas estarían en condiciones de hacerlo, de 120 que hay en Moreno.

Para hoy está prevista una marcha liderada por SUTEBA y que aprovecha el kirchnerismo para cuestionar la gestión bonaerense, que a propósito había intervenido el Consejo Escolar del distrito en diciembre, como consecuencia de una denuncia por administración fraudulenta del SAE. En otras palabras, los consejeros de Unidad Ciudadana se quedaban con parte de los recursos de lo comedores escolares. Su intendente, Walter Festa, no invertía nada del Fondo Escolar en los establecimientos. La tragedia en la EP 49 fue absolutamente evitable. El gasista contratado por el Consejo, como el interventor dispuesto por el Ministerio están imputados por la Justicia por la explosión seguida de muerte.

En un principio era entendible que la conmoción, el estado de los establecimientos, mereciera una intervención rápida y directa. Todas las escuelas se quedaron sin gas, pero casi ninguna abría. No había clases, ni comedores escolares.

La contienda política se inclinaba en favor de los gremios, hasta que comenzó a ponerse en duda la versión del secuestro de una docente, incendiaron una escuela y armaron una fiesta en otra que estaba cerrada hacía dos meses porque supuestamente era insegura. Ayer, el ministro de Educación, Gabriel Sánchez Zinny, confirmó que a los docentes y empleados (incluso un inspector) fueron sumariados por ese hecho vergonzoso que se difundió por redes sociales.

Sandra Calamano y Rubén Rodríguez, de 48 y 45 años respectivamente, serán la cara de la protesta de este jueves, fogoneada por el diputado K Walter Correa. Pero el escenario ya es otro. Pasó el invierno, pasaron dos mes y muchas denuncias.

«Es una escuela donde hace varias semanas no hay clases porque los mismos directivos nos dijeron que hay problemas de estructura. Claramente el derecho a aprender de los estudiantes no era lo central en esa escuela», se quejó Zinnye. En el video «estaban el inspector, el director y docentes» y confirmó que «a todos los estamos sumariando».

La mayoría en Moreno está sin clases, pero de acuerdo al ministro «estamos trabajando hace semanas en varias escuelas de Moreno. Por más que se reparan las obras, los equipos directivos, van politizando el tema y no abren las escuelas».

El funcionario aseguró que ya abrieron 60 escuelas y que esta semana reabrirán entre 60 y 70 más de 120 establecimientos. Respecto de las medidas que les aplicarán a los docentes del colegio de La Pampa y Francisco Bilbao que se filmaron bailando, Zinny señaló que dependerá del resultado de los sumarios, pero que podrían ser cesanteados. Los docentes de ese colegio no habrían las puertas «por solidaridad» al resto. Hay un sector que quiere dar clases, reabrir, volver a la normalidad, aunque sea triste. Otros pretenden extender el reclamo hasta el último aliento.