Paritaria imposible: Los docentes vuelven a parar jueves y viernes en la Provincia

Los gremios docentes convocaron a un nuevo paro de 48 horas, jueves y viernes, en rechazo del aumento del 30% ofrecido el jueves pasado por la Provincia.  Así llegarán a 26 días perdidos en lo que va del año por protestas. Quejas, con escuelas cerradas y demandas políticas.

“Nos ofrecen un 11% a cobrar a Noviembre. Nosotros propusimos cobrarlo en octubre y una cláusula de reaseguro. Lo único que hicieron los ministros fue retirarse», afirmó Mirta Petrocini, titular de la Federación de Educadores Bonaerense (FEB).

En la última reunión con los funcionarios del gobierno de María Eugenia Vidal, la Provincia les ofreció a los maestros un 30 % de aumento salarial hasta octubre (en relación a los sueldos de 2017) y revisar la situación en diciembre en función de la evolución de la inflación.

Durante el anuncio, la dirigente acusó también al Ejecutivo bonaerense de querer convertir la paritaria “en un trámite” y reiteró que no van a firmar un acuerdo “a la baja”.

«No tiene que ponerse de acuerdo con los sindicalistas. Le tiene que dar respuestas a los trabajadores. Esta fue la vez que estuvimos más cerca. Lamentamos la cerrazón del gobierno”, añadió.

La última propuesta oficial incluyó un adicional equivalente al 1,7% en concepto de material didáctico. Los gremios sostienen que la proyección inflacionaria hasta fin de año estaría entre el 42% y el 45%, distante del 30% ofrecido, aunque falta la revisión de diciembre.

Esa propuesta es idéntica a la que aceptaron el jueves los gremios estatales mayoritarios. Sin embargo, aquellos sindicatos que rechazaron esa propuesta acompañaron este martes a los docentes, y marcharán el jueves en el primer día del paro.

Pese al rechazo de los gremios, la Provincia confirmó que abonará igual los incrementos incluidos en la última propuesta. Así, el salario inicial de un docente ingresante pasará de 12.500 pesos a 16.460 pesos (por un turno de 4 horas) registrando un aumento total del 31,7%, mientras que el salario promedio irá de 24.659 pesos a 32.372 pesos, un aumento acumulado del 30,3%. A esto se le suma, además, el reconocimiento por presentismo que es de 6.000 anuales.

La progresión de aumentos observó esta secuencia: 5% desde enero, 8% a marzo, 10% a mayo, 13% junio, 15% julio, 19% agosto. (20,7% contemplando material didáctico) y ahora llega al 30% en octubre (31,7% con material didáctico).

‏Pero el conflicto va más allá de la paritaria. Los docentes, como médicos, judiciales y ATE, es decir el núcleo duro de la CTA en Provincia se mantienen incondicionales con un gobierno que no es de su mismo signo político. Aún en 2014, fueron las bases de izquierda y la interna K las que agitaron los 17 de paro. Finalmente firmaron un convenio a la baja. Recién en diciembre de 2015 (con Vidal) se igualó la brecha que se había abierto entre salarios e inflación con un aumento extraordinario de casi el 40%. La gobernadora recibió un estado quebrado.

Por otro lado, hay un conflicto a mayor escala en escuelas donde se niegan a abrir las puertas. Todavía hay núcleos duro como Moreno, donde cada día parece inventarse una excusa nueva. «Hay 500 escuelas sin clases y a nadie le interesa. Queremos escuelas seguras», demandaron. El mismo argumento de hace dos meses. Hoy, a pesar de los controles, de las obras, todavía hay directores que se niegan a abrir.

Por otro lado, le quitaron cualquier responsabilidad a los intendentes, que administran el Fondo Educativo y que en algunos casos firmaron un convenio para recibir el fondo de Comedores Escolares. «Hay convenios que se están firmando para transferir la infraestructura y los comedores a los municipios. Eso es responsabilidad de la Provincia. Rechazamos cualquier intento de este tipo», dijo Baradel.