Macri y Stanley llevaron a un Comedor Comunitario de Morón Sur mercadería retenida por la Aduana

El presidente Mauricio Macri abogó para que «todos los días» se logren hacer cosas «en la dirección correcta», hacia un futuro cada vez con «mayor transparencia y equidad», al entregar bienes recuperados del contrabando al Comedor Comunitario Sagrado Corazón, en Morón.

Macri visitó esta mañana el centro que depende de la Parroquia «San José Obrero» y desde hace 35 años funciona en Morón Sur. Allí entregó artículos de librería, bazar y ropa, provenientes de contenedores retenidos en la aduana, en su mayoría producto del contrabando.

En un breve discurso al hacer entrega de mercadería reflexionó: «Esperemos que todo los días logremos hacer cosas que nos ayuden a dar un paso en la dirección correcta, hacia el futuro que queremos, que tiene que ser sin duda cada vez con más transparencia y cada vez más equidad».

«En momentos como este estamos poniendo el hombro», dijo, en relación a la crisis económica, y previo a lo que será un extenso e intenso debate del Presupuesto 2019 en Diputados.

La coordinadora del refugio, Angelica Murano, se mostró sorprendida tras la visita.

Hace 35 años que trabaja allí 12 horas diarias. El lugar, ubicado en Ozanam al 2500 en el barrio Presidente Ibánez, funciona por entidad civil sin fines de lucro, depende de Cáritas y ofrece la posibilidad de estudiar el secundario y varios oficios, con títulos oficiales, a los jóvenes del barrio.

El Presidente estuvo acompañado por la ministra de Salud y Desarrollo Social, Carolina Stanley, quien contó: «Cuando llegamos encontramos con que había 4100 contenedores en puertos en depósitos fiscales, abandonados y con muchísima mercadería, como estas 1000 toneladas que estamos distribuyendo, con ropa, comida, útiles escolares, medias para los chicos, había un poco de todo».

En ese aspecto, el jefe de Estado detalló que fue necesario «cambiar los procedimientos porque pasaban meses y años y la mercadería se arruinaba». También advirtió que una parte sustancial del contenido de los contenedores «desaparecía».

«Como siempre, había algunos vivos, una organización medio mafiosa que hacía desaparecer (la mercadería) y terminaba en algunos kiosquitos como venta ilegal», detalló.

«Espero que todos los días sigamos logrando hacer cosas que nos ayuden a dar pasos en la dirección correcta, para tener un futuro que debe ser con más transparencia y con más equidad, que es lo que estamos tratando de hacer hoy», indicó.

En enero del año pasado, el Gobierno comenzó a transferir al área de Desarrollo Social la mercadería suelta que se encontraban en contenedores sin reclamar en la Aduana, junto con otras provenientes de ilícitos.

El año pasado se donaron el contenido de 107 contenedores y en lo que va de 2018 ya se entregaron el de 148.

Los contenedores están en depósitos especialmente habitados y son abiertos y descargados en playones por personal de Fuerzas Armadas.

Entre los artículos recuperados se encontraron 441.900 kilos de cemento, 11.365 metros cuadrados de piso flotante, 59.734 artículos eléctricos y 287.727 juguetes.

También 77.634 mochilas y bolsos, 7.200 cartucheras escolares, 139.081 prendas de vestir, 55.460 kilos de caños, 24.461 kilos de alambres, 23.527 kilos de goma EVA y 287.727 artículos de bazar, entre otros.

Desde diciembre del año pasado se aumentó el ritmo de apertura a tres contenedores por día y se está previsto que próximamente se abrirán otros 180 con telas e indumentaria.