El clásico entre Ituzaingó y Merlo tuvo de todo menos goles: hallaron una granada en la cancha pero no se suspendió

El clásico entre Ituzaingó y Deportivo Merlo quedó igualado sin goles, por la 16° fecha de la Primera C. El encuentro estuvo marcado por la previa: Los clubes y hasta los intendentes estuvieron de fotos y abrazos para retratar el regreso de los hinchas visitantes. Pero un poco antes del partido la Policía encontró una granada debajo de la tribuna local del Carlos Sacaan. El club minimizó el hecho y siguió como si nada.

A la fecha se llegó con un acuerdo entre el APREVIDE, la fuerza de seguridad y la dirigencia para que la visita contara con mil hinchas en el estadio, por primera vez en años. Ituzaingó había protagonizado varias sanciones, ante otros rivales, y hasta había reventa denunciada por el propio organismo de seguridad. Pero todo se dio para que sea una fiesta en las tribunas, para alentar a un equipo que pelea en zona baja.

Pero nadie  contaba con la aparición de un elemento explosivo extra futbolístico, que pudo haber sido grave. El artefacto «se encontraba depositado sobre la tierra, bajo los muros de la tribuna visitante y cerca de las cabinas de transmisión», informó la Policía.

Tras la intervención de la Brigada Anti Explosivos, el clásico se disputó con normalidad y finalizó en empate sin goles. La granada se encontró tres horas antes del partido durante una «ronda de rutina de inspección», según le contó Juan Manuel Lugones, titular del Aprevide.

«Estaba debajo de la tribuna, pero no escondida. Hicieron un pozo y estaba a la vista. Esto está fuera de contexto del fútbol y nos sorprendió a todos, no creemos que tengan que ver con gente de Ituzaingó ni de Merlo», destacó Lugones.

El estadio había sido inspeccionado durante la semana para su habilitación y no se había encontrado ninguna irregularidad. Después de 13 años, Ituzaingó y Merlo volvían a jugar un clásico con público visitante.

«Esto lo pusieron entre el sábado a la noche y el domingo a la mañana. En la cancha no hay cámaras de seguridad pero estamos viendo una cámara en la calle para ver quién o quiénes entraron», afirmó el titular del APREVIDE, un funcionario meticuloso que de todas formas dejó seguir el espectáculo. Cree que pudo ser un «mensaje» hacia su función, o hacia alguna de las instituciones. El CAI siempre tuvo, como suele pasar en el ascenso, estrecha relación con el PJ local. Aunque también recibió tierras del gobierno porteño a pocas cuadras.

El presidente de Ituzaingó, Hernando Politano, minimizó lo ocurrido: «Yo estaba en el estadio en el momento que encontraron el plástico. Estaba medio enterrado. Tenía un formato, pero ni siquiera parecía una granada, se veía algo enterrado», contó al portal Infobae.

«Era un plástico que parecía una granada (sic), estaba enterrado debajo de una de las tribunas. Pero no era nada, lo hicieron correr al rumor y me llamaron varios para consultarme. Están dadas las garantías″, deslizó con asombrosa tranquilidad. En las semana estuvo de foto en foto con la Policía, la dirigencia de Merlo y los intendentes Descalzo y Menéndez, que intentaron sacarle jugo al regreso de los visitantes.

Por la siguiente fecha, Ituzaingó visitará a Barracas, el ciernes a las 17 en el Estadio República de Italia. Diego Grecco llegó a la quinta amarilla.