González y Laviuzza, del FR, junto a Sandra Yametti, concejal del GEN

Para el Frente Renovador, la reforma fiscal impulsada por el gobierno de Morón «escondió la nueva rezonificación»

Mientras este miércoles se debatirá en los concejos deliberantes de Hurlingham e Ituzaingó tanto el presupuesto como la suba de tasas, el Frente Renovador de Morón insistió en que la reforma impositiva en Morón no implica un ajuste del 35%, sino que «esconde un nuevo revalúo».

Fue hace dos semanas que se aprobó la nueva alícuota para TSG y TISH, que recibió un aumento del 35% para enero. El massismo no lo acompañó. El FR hizo hincapié en los nuevos valores fiscales de las propiedades, que actúa como base imponible para determinar cada partida. El Municipio decidió actualizar esos datos, así como otras comunas (Hurlingham por caso) se aferraron al revalúo de ARBA para meter un verdadero tarifazo, sin el tope del 50% que se había fijado por ordenanza en Morón. La discusión continuó este año en el HCD Morón.

«En el tratamiento de las ordenanzas fiscal e impositiva, el oficialismo presentó la mitad de la verdad. Mostró un incremento del 35% de las tasas, pero escondió la nueva rezonificación. Estos nuevos indicadores en las manzanas del distrito, cambian así la forma de calcular los aranceles, dando como resultado un incremento de hasta el 50% de los impuestos», sostuvo en un comunicado el bloque del FR, que hoy integran sólo Jorge Laviuzza (presidente) y Marcelo González. Es que Domingo Bruno tiene otro unibloque y Sandra Yametti es del GEN.

Lo que destacan en la oposición no son los valores, sino la capacidad legal del Ejecutivo, que «promueve la posibilidad de inspeccionar las propiedades de los vecinos. En caso de que los vecinos se opusieran a que una persona desconocida ingrese a los domicilios, eran plausibles de multas exorbitantes».

«Agrava ésta situación, que el Departamento Ejecutivo, se arroga la discrecionalidad de elegir a que vecinos decide cobrar estos aranceles. Éste último accionar, más allá de autoritario, es ilegal, dado que quien está encargado de multar las infracciones y realizar los cobros de las mismas es el Tribunal de Faltas, no el Departamento Ejecutivo», afirmó el FR.

El bloque tampoco acompañó el Presupuesto: «Las únicas áreas que aumentaron sus recursos por arriba de la inflación son la Secretaría de Gobierno y la de Finanzas. Dos áreas netamente administrativas, sin proximidad con los vecinos. Se gasta más en brindar un mal servicio de recolección de residuos que en el Hospital de Morón. Más de $800 millones para URBASER contra los $600 millones para el Hospital». «Con un presupuesto que roza los 5.000 millones de pesos, sólo se destina el 8,4% a inversión en obras», sostiene el sector massistas.