Ex militante de La Cámpora de Hurlingham denunció un caso de acoso y abuso en plena Casa Rosada en 2015

Un joven de Hurlingham se sumó a la ola de denuncias de abuso sexual, al acusar a tres militantes de La Cámpora de haberlo manoseado y algo más durante un acto de Cristina Kirchner, adentro de la Casa Rosada, en 2015. La agrupación respaldó sus dichos pero no hizo la denuncia.

El episodio ocurrió el 1 de julio de 2015, cuando el denunciante, identificado en Facebook como Benjamín Nicolás, tenía 17 años y daba los primeros pasos en la arena política. Su relato fue replicado por la página de La Cámpora de Hurlingham la semana pasada, en medio de un escándalo filas hacia adentro, por las denuncias sobre el senador provincial Jorge Romero (expulsado de esa fuerza) y otros jefes partidarios.

«Entramos a casa rosada, Alejandro Monzón (el que tiene anteojos) me agarra de los hombros, el tenía 33 años, no iba a desconfiar ya que militabamos juntes, atras de Alejandro va su primo, Alberto Monzón (el que está en la misma foto con el de anteojos) y atras de Alberto iba Nicolas Abregu (mas conocido como chimbu, el de la siguiente foto) (…) había una multitud de gente, ellos me iban tocando todo el culo, yo inocente pensando que era porque estabamos amontonados», cuenta Benjamin en su propia página.

Posted by Benjamin Nicolas on Wednesday, December 12, 2018

 

«No queria pensar mal, eran compañeros. Alejandro se pone enfrente mío, Alberto a mi izquierda y Nicolas a mi derecha. Comienza el acto, Alejandro se daba vuelta, me miraba y sonreía, los otros dos me decían adelantate que nos empujan de atras y me manosean el culo, no doy bola y sigo escuchando, siento una mano en mi pierna derecha miro y era la mano de Alejandro, me quiero tirar para atras, no me dejan los otros dos, me empujan cada vez mas cerca de Alejandro, Alejandro vuelve a ponerme su mano pero está vez sube y me empieza a tocar, me intenta meter la mano bajo el pantalon, yo quedé helado… Recuerdo que se me cruzaba gritar, empujarlo hasta pegarle pero no pude, me quedé congelado sin poderme moverme hasta que reaccioné y me di cuenta que los 3 me estaban manoseando».

«Empujo a Alberto y encaro para el baño, me sentía sucio y quería llorar. Llego al baño y me doy cuenta que me habían seguido, se quisieron meter en el baño conmigo, safé porque había gente en el baño, volví al acto y no me dejaban encarar para el grupo, tuve que dejarme manosear nuevamente. Termina el acto y nos vamos al micro, yo me voy al fondo en estado de shock sin poder hablar», añade después.

Lo que siguió es una serie de situaciones personales entre casa, colegio y sus amigos, hasta que se presentó a la Justicia y consiguió una perimetral. A todo esto «habían comenzado a llegarme msj de textos anonimos diciendome guarangadas y claramente los asocié con ellos tres».

«A raiz de todo esto decido reunirme con les referentes, me acompañaban dos profesoras que me bancaron en todo el proceso. Hablo con las que fueron en representación de la orga y me prometen protegerme, dieron todo un discurso de que iban a mandarlos a talleres de recuperacion, todo un verso que yo me comí», relata Benjamín en mensaje «inclusivo», signo de que pasó por las manos del kirchnerismo.

En su carta concluye: «Los msj diciendome guarangadas cada vez eran peor y peor, hasta que un día llega la perimetral, ése día automáticamente me dejaron de llegar msj.  Sentí alivio pero los 3 seguían En la campora, todo lo que me habían dicho en la primer reunion fue mentira (…) Para cerrar, tuve que dejar de militar y me costó años poder superar todo y salir adelante.  Al día de hoy 2 de los tipos siguen militando en la Campora, Alberto Monzon y Nicolas Abregu. De Alejandro Monzon no supe mas nada, no se si seguirá militando o no. Hoy los vengo a escrachar sabiendo que Alberto intentó abusar de 2 menores más. Vengo a escrachar para proteger a otres».

COMUNICADO – FRENTE DE MUJERES Y DE GÉNEROS DE LA CÁMPORA HURLINGHAMComo compañeras del Frente de Mujeres y de Géneros…

Posted by Noe Minelli on Thursday, December 13, 2018

 

Cuando esto se hizo público, el Frente de Mujeres y Géneros de La Cámpora Hurlingham emitió un comunicado en el que aseguran que en 2015 no dudaron de la denuncia «e inmediatamente nos reunimos con la directora de la escuela dónde él estudiaba. La familia aún no lo sabía».

Pero la agrupación no hizo denuncia, ni expulsó a los agresores. Sólo tomaron «medidas consensuadas». «La persona que en su momento él señaló como autor del abuso fue instada a realizar un tratamiento que completó en Morón y fue separada de la organización», cuenta el comunicado.

«Mucho ha cambiado de aquel tiempo a esta parte y Benjamín nos dice que debiéramos haber obrado de otra manera. Por eso, antes como ahora, lo escuchamos. Acompañamos con toda la buena fe, y no tomamos ninguna decisión unilateral. Todo fue consensuado y hablado. Quizá haya sido insuficiente. Siempre hay que volver a escuchar, para volver a comprender, sobre todo cuando las personas encuentran fuerza para hablar», reconocen. Benjamín hizo devoluciones por el «acompañamiento». Todavía no comprende el fondo del asunto.