Marinucci no le cerró la puerta a la posibilidad de una gran interna «patriótica» y el PRO le tiró con «el sillón de su casa»

La campaña rápidamente va tomando forma. Mientras se alistaba para el lanzamiento de Alternativa Federal, Martín Marinucci salió hoy en una entrevista a abrirle la puerta a una posible interna con el PJ y el sabbatellismo. Desde el bloque de Cambiemos de Morón no tardaron nada en salir a su cruce y recordarle que mientras el concejal (en licencia) «critica desde el sillón de su casa, nosotros hacemos gestión”.

«Si hay una alternativa que tenga más vocación, más compromiso, que conozca el distrito y tenga más equipo que yo, estoy dispuesto a acompañarlo para terminar con este gobierno municipal», explicaba Marinucci, en una entrevista publicada en el portal de noticias local «Anticipos».

«No es una cuestión personal con Ramiro. Es falta de capacidad en la gestión. Yo lo que veo es que lo único que le puedo resaltar es que hay obra pública. Sí, le llegó a los vecinos. Ahora en términos de gestión local, la salud está peor, la seguridad está peor, la higiene urbana era mala en la gestión anterior, es peor ahora y pagamos 600 millones», argumentó el edil reelecto en 2017, que tomó licencia para que reingrese Jorge Laviuzza a presidir el bloque, y para mantener el cargo de director de la Autoridad del Agua (fruto de un acuerdo Massa-Vidal).

Hoy Marinucci milita desde el llano (tiene licencia hasta marzo, pero en diciembre la pidió por todo este año), sin dejar de ser el primer referente de Massa en el distrito, por el que fue candidato en 2013, 2015 y 2017. Atrapado entre los acuerdos superiores y las charlas en el peronismo, el edil no pierde la esperanza de una gran interna. Aún cuando hoy su espacio se lanza por una fuerza paralela a la de Unidad Ciudadana.

«¿Por qué no voy a aceptar el apoyo de Lucas Ghi? y ayudar a construir la unidad y sacar a Morón adelante», respondió ante la pregunta de una hipotética gran interna local. Pera que no queden dudas, y más allá de la chicana a NE, aclaró: «Si mañana los dirigentes acuerdan la construcción de un Frente Patriótico, yo no tengo problemas en enfrentar a Lucas (Ghi) o al que sea, Mónica (Macha) o Martín (Sabbatella)».

El que salió a contestarle fue Emiliano Catena, uno de los delfines de Tagliaferro en el bloque de concejales de Cambiemos: «Ya nos habíamos acostumbrado a no verlo en su banca, pero que se quiera unir al sabbatellismo nos sorprendió», dijo.

Y se desahogó: “Tanto Lucas Ghi como Martín Marinucci tienen la herramienta necesaria para dejar de hablar tanto y hacer más. Sin embargo, prefieren dar notas desde el sillón de su casa”. Es que el ex intendente también tiene licencia (hasta marzo, la pidió por todo 2019).

Además, afirmó: “Qué raro que no critica a Nuevo Encuentro, que dejó un Municipio paralizado, con obras desfinanciadas, sin inversión en seguridad, un distrito con menos de 60 cámaras funcionando en los barrios». Y remarcó: «La gestión actual ya instaló más de 400 equipos, ayudó a más de 160 clubes de barrio, colocó 10 mil LED, está haciendo las cloacas en Morón Sur, un pedido histórico de las familias”.