18-03-19 Buenos Aires Veredicto por el crimen de Nadia Arrieta. Foto: Luciano Thieberger.

Tribunales: Perpetua para el femicida de Nadia Arrieta

El Tribunal Oral Federal en lo Criminal (TOC)  4 de Morón condenó este mediodía a prisión perpetua al peluquero Maximiliano Montiel (39) por el femicidio de Nadia Arrieta, degollada durante un intento de abuso sexual el 1 de marzo de 2018 en un comercio de Villa Tesei.

«Es un poco de alivio, ahora vamos por los jueces que liberaron a esta bestia», dijo Beatriz, mamá de Nadia, al conocerse el fallo en los Tribunales de Morón.

A su lado, Roberto Arrieta agregó que «esto es eterno, no vamos a dejar nunca de llorar a Nadia. A mi hija no me la devuelven, pero por la sociedad, los jueces tienen que dar respuestas por haber liberado a este tipo».

La familia estuvo acompañada en todo el juicio (fueron tres días la semana pasada) por la ONG «Usina de Justicia» y por el intendente de Hurlingham, Juan Zabaleta, según confiaron los allegados de Nadia.

El fiscal Mario Ferrario y la querella habían pedido que Montiel recibiera esa condena en una causa caratulada como «homicidio agravado por ensañamiento y femicidio».

La defensa del peluquero había pidió su absolución y planteó una serie de nulidades por la «inconstitucionalidad», sobre la base de un hipotético montaje de pruebas. Además señaló que no fue un femicidio y que era subjetivo el tiempo de agonía de la víctima.

Montiel había sido condenado en 2004 a 18 años por «robo agravado, privación ilegal de la libertad, abuso sexual y tentativa de homicidio». Pasó diez años preso y lo dejaron libre. Cuatro años después mató a Nadia Arrieta, una joven comerciante que estaba en su regalería de la calle Pedro Díaz 596.

El femicidio de Arrieta (32) fue cometido el 1° de marzo de 2018 en Villa Tesei, en Hurlingham, y si bien en el caso no se obtuvieron evidencias científicas para probar un abuso consumado, según la investigación realizada por el fiscal Ferrario el móvil del crimen fue un ataque sexual.

Fueron tres días de juicio y el fiscal Pablo Galarza en sus alegatos pidió la pena máxima para Montiel, que presenció el último día de las audiencias y se negó a declarar.

Las pruebas, calificadas como «contundentes» por el fiscal, incluyeron una huella de Montiel encontrada en el local donde mataron a Nadia; el número de teléfono de Montiel anotado en un calendario del comercio; un kit de mate que el acusado se llevó y le regaló a una adolescente con la que decía tener una relación; una bolsa y un llavero, entre otros elementos que reconoció la familia.