Terrible: La historia del menor que denunció abusos en un instituto, lo dieron por «desaparecido», pero se había fugado

Un joven de 14 años oriundo de Ayacucho, al que daban por «desaparecido» de una Casa de Abrigo de Morón apareció en González Catán, según informó su abuela paterna. El adolescente se había fugado luego de que lo trasladaran allí por una denuncia de un supuesto abuso anterior.

La historia se había comenzado a viralizar en redes y medios digitales, en busca del paradero del chico. Algunos decían que tenía 15 días desaparecido.

Sin embargo, la Casa de Abrigo había hecho la denuncia de su fuga el viernes en la Comisaría de Castelar Norte. Y el joven apareció este martes en un domicilio en La Matanza. Pero trae una historia de desamparo.

En noviembre del año pasado, Andrés Martínez se animó a denunciar a cuatro empleados con los que compartía su vida cotidiana en “La Casita”, un hogar de abrigo de la localidad bonaerense de Ayacucho. Contó que lo habían golpeado y también fue víctima de abuso sexual.

Como no podía volver al lugar, estuvo varios meses en una casa provisoria. Sus padres no pudieron hacerse cargo y una abuela paterna que pelea desde hace años tener la custodia de los dos, contó.

“Nunca nos dieron la posibilidad de quedarnos con él después de que pasó todo esto. Yo cuidé a Kevin- el hermano mayor de 16 años de Andrés- cuando tenía tres meses. Pero después se lo devolvieron a la mamá y volvía al hogar todo el tiempo. Nos dijeron que iban a evaluar si nos los daban, pero finalmente siempre quedaron en el hogar”, contó a minutouno.com Andrea Verónica Pizza, abuela de Andrés.

De los cuatro involucrados en la denuncia de Andrés, sólo uno fue apartado de su cargo. Hace dos semanas le preguntaron si quería volver al hogar o si prefería ser trasladado a uno de Morón.

Finalmente por decisión del Servicio Zonal de Dolores, Andrés fue trasladado a Morón y el 11 de marzo llegó al nuevo hogar. “Apenas llegó lo primero que hicieron fue sacarle el teléfono celular que tenía porque decían que era para poder integrarlo mejor. Lo incomunicaron”, contó su abuela.

El sábado a las diez de la mañana, Andrea se enteró que Andrés se había escapado del hogar junto con otro chico de 12 años. “Nos dijeron que la última vez que salió fue el viernes para ir al colegio y que fue ahí que desapareció. Sin embargo, desde la escuela nos contaron que no asiste desde el miércoles”, agregó la mujer.

Desde la dependencia pública aseguran que “Andrés abandonó el programa” y negaron que haya estado incomunicado tal como denuncia su familia. Finalmente, Andrés apareció.