La muerte de Sebastián Carranza: La empresa que brinda asistencia médica despidió al profesional que lo atendió

La empresa Medic Implantel SA, encargada de brindar asistencia médica en el Ramal Sarmiento, despidió al profesional que atendió a Sebastián Carranza, el operario que cayera desde el techo y hasta el hueco del túnel de la Estación de Castelar el 19 de marzo.

El dato lo dio a conocer prensa de la Lista Bordó, que conduce el delegado del Ramal Rubén «Pollo» Sobrero, para repudiar el despido.

«Fabián Avendaño fue el único responsable de la empresa Trenes Argentinos que socorrió a Sebastián Carranza y que colaboró con el traslado ya que la ambulancia demoró 2 horas en llegar al lugar. En ese momento de tan grave emergencia, el enfermero de la empresa Medic Implatel S.A que depende directamente de Trenes Argentinos solo intentó salvarle la vida al compañero y hoy injustamente es despedido», indicó ayer el portal Soyferroviario, a la vez que la Linea Bordó publicaba un comunicado.

«Este despido en el inicio de la investigación constituye en sí una irregularidad manifiesta y sospechosa para intentan tapar las deficiencias de seguridad y la negligencia patronal responsable de la muerte del compañero Sebastián Carranza», sostienen los delegados.

Y agregan. «El compañero ferroviario falleció en el cuartel de bomberos (sic) luego de los intentos de reanimación, había caído del techo de la estación Castelar cuando se encontraba trabajando alrededor de las 22hs».

A la investigación judicial, que está en manos de la UFI 7 a cargo del Dr. Javier Rappazzo, deberá investigar no sólo el accidente sino también la atención. Según la Seccional, la empresa a cargo de la atención médica no tiene servicio de emergencias.

«La ambulancia tardó dos horas», indicaba el comunicado del gremio. En el telegrama de despido, Medic Implantel responsabiliza a Avendaño de no cumplir el protocolo. Más allá de la defensa gremial (o corporativa) de la Bordó, la empresa alega que el enfermero no llamó a ninguna de las dependencias que indicaba el protocolo (a sus superiores? al SAME?). Y el hecho de que, como reza el parte sindical, el operario halla muerto «en el cuartel de bomberos» es sumamente extraño. Un disparate.