Interpack: La comisión interna asegura que avisaron «por whatsapp» del cierre y advierte que la firma no está en crisis

Delegados de la planta Interpack de Lomas del Mirador denunciaron este lunes que los trabajadores recibieron una notificación «por Whatsapp» avisando sobre el cierre de esa fábrica de cartulinas. Además, desde la lista Naranja (de izquierda) anunciaron el inicio de una medida de fuerza en una segunda planta de la gráfica ubicada en Villa Luzuriaga.

«Al llegar nos encontramos con un impresionante dispositivo militar: un centenar de efectivos de infantería de la bonaerense, con vallas y carros de asalto, bloqueando los portones. Luego del conflicto de diciembre, contra once despidos, la patronal trasladó a una parte del personal a la planta de Interpack 2, manteniendo en la 1 al activismo, que ahora es despedido. El cierre no obedece a ninguna razón productiva o de crisis. Se trata de una medida que busca eliminar a la organización que durante 20 años defendió el convenio colectivo», sostuvo la comisión interna en un comunicado.

En el mismo texto, agregan que rechazan esta «nueva provocación» y reclaman «la reapertura o la reinstalación inmediata de todo el personal en Interpack 2». los trabajadores se encuentran reunidos definiendo los pasos a seguir.

El grupo Zupan lidera el mercado local de packaging y cuenta en la Argentina con dos plantas con tecnología de punta como son Interpack 1 e Interpack 2.

En diciembre de 2018, la empresa decidió despedir a once operarios que, según los delegados de la empresa, son trabajadores de “mucha antigüedad e inobjetable desempeño”.

Posted by Interpack en Lucha on Monday, April 8, 2019

 

La decisión forma parte de lo que consideran un “vasto plan de reestructuración” que ya comenzó previamente a través de retiros voluntarios y desvinculaciones así como de jubilaciones que no fueron reemplazadas.

En aquel entonces los trabajadores denunciaron además que «la empresa pretende vulnerar el convenio colectivo y quebrar la organización sindical de base”.

Ante la última ofensiva los trabajadores resolvieron un paro de actividades y la ocupación de la planta de manera pacífica. “La empresa hizo una denuncia penal en la fiscalía que se apersonó en la planta con personal policial», agregan.

En pleno conflicto y en defensa de los puestos de trabajo, el pasado el 19 de de diciembre los trabajadores se encontraban manifestando en Callao y Corrientes, con el fin de visibilizar el reclamo. Hoy los delegados cuentan con el respaldo de las secciones clasistas de SUTNA y Tribuna Docente (SUTEBA), además de los legisladores de izquierda.