«Ollas no»: Procesaron por falso testimonio a la docente de Moreno que denunció haber sido «secuestrada» y «torturada»

La Justicia bonaerense procesó y citó a indagatoria a Corina De Bonis, quien en setiembre del año pasado denunció haber sido secuestrada y torturada en un barrio del partido de Moreno. La maestra fue imputada por falso testimonio y falsa denuncia; al igual que la vicedirectora del Centro de Educación Complementario 801, donde ella trabajaba.

En un contexto político caldeado por la tragedia de dos trabajadores y la batalla salarial y política de los gremios docentes con la Gobernación, el SUTEBA había acompañado la denuncia de Corina, quien dijo ante la Fiscalía que la habían secuestrado en un auto; y torturado con un objeto tipo punzón al escribirle en el abdomen la frase «ollas no».

El gremio lo tomó como una advertencia hacia las trabajadoras que reclamaban, paradógicamente, con ollas populares en la puerta de establecimiento que mantenían cerrados (tampoco funcionaban los comedores) por el supuesto miedo a otra explosión como la del 3 de agosto. Aún cuando todas las escuelas habían sido revisadas por el Estado.

La denuncia era parte de una estrategia. Ahora, el fiscal Emiliano Buscalia, a cargo de la UFI N° 5 del departamento judicial Moreno-General Rodríguez, dispuso la indagatoria de De Bonis y también imputó por falso testimonio a María Fuentes, vicedirectora del CEC 801. Fue la directiva que dijo haber recibido las advertencias telefónicas. Pero las pericias determinaron que en realidad, el llamado presuntamente amenazante fue efectuado por la misma De Bonis.