Cae una banda de gitanos que se dedicaba a hacer el cuento del tío y a secuestros virtuales en la Zona Oeste y Capital

Una banda integrada por cuatro personas de la comunidad gitana y liderada por un brasileño, que se dedicaba a estafar a ancianos tanto mediante el «cuento del tío» y secuestros virtuales utilizando la voz de «la llorona», fue desbaratada en las últimas horas, luego de una serie de allanamientos en el Conurbano bonaerense y en barrios porteños.

Los sospechosos fueron apresados por personal de la DDI Morón, quienes aprehendieron a dos hombres y dos mujeres, tras los procedimientos concretados en dos domicilios, uno de ellos en la calle Pola al 2000 de Mataderos y otro en Rancho al 400 en la localidad de Texalar.

Durante los operativos, los efectivos secuestraron cinco vehículos (tres Volkswagen, modelos Polo, Golf y Gol Trend, un Smart y un Renault Sandero), dos notebook, una tablet, telefonos celulares, joyas de oro (cadenas, collares, alianzas, anillos, aros y relojes rolex), diez cédulas de identidad, dos pasaportes, una escopeta, un binocular, una cámara de fotos, y dinero en efectivo.

De acuerdo a la investigación, los ahora detenidos se dedicaban a estafar a jubilados con las modalidades «cuento del tío» y «la llorona» principalmente en las zonas de Ituzaingó, Hurlingham y Morón, aunque también cometieron hechos en la zona de Quilmes y en la Ciudad de Buenos Aires.

«Los estafadores realizaban alrededor de 30 llamados por día y la modalidad utilizada dependía del horario. Durante el día usaban el cuento del tío haciéndose pasar por empleados del banco y en la noche se hacían pasar por un familiar de las víctimas. Además se calcula que participaron en al menos dos mil hechos», se indicó.

La organización delictiva era liderada por un ciudadano brasilero, de 37 años, que actuaba con su hijo de 19 y dos mujeres, de 36 (pareja de cabecilla) y de 19, madre e hija entre sí, todos miembros de la comunidad gitana, que, en los últimos tiempos, estuvo vinculada a ciertos hechos de estas características.

«A partir de una amplia investigación, que incluyó la intervención de líneas telefónicas, se logró establecer el paradero de los sospechosos y entonces, se montaron vigilancias encubiertas, hasta que el aval de la justicia se concretaron los allanamientos, que posibilitaron las capturas», precisó un jefe policial.

Los detenidos quedaron a disposición de la Unidad Funcional de Instrucción Nro. 2 y el Juzgado de Garantías Nro. 6, ambos del Departamento Judicial de Morón.