Una banda fuertemente armada asaltó a un empresario de Ituzaingó y después hirió a un policía en una huida feroz

Luego de un abril sin secuestros extorsivos en la Provincia, un empresario de Ituzaingó fue capturado ayer por una banda que lo llevó hasta su casa para robarle. Estaban fuertemente armados y, en su huida del lugar, hirieron a un policía bonaerense con una ráfaga de metralla.

El hecho se inició pasadas las 8 de ayer, cuando Nicolás Gabriel Fraga (37), fabricante de un hormiguicida, circulaba a bordo de su camioneta Toyota Hilux por Castelar Norte tras dejar a su hija en el colegio y resultó abordado por una banda de cuatro delincuentes que se movilizaba en un Volkswagen Golf.

La captura se produjo en el cruce de las calles Francia y Lincoln, en un momento en el que Fraga hablaba por celular con su padre, a quien llegó a avisarle que estaba siendo víctima de un asalto.

Mientras los ladrones obligaron al empresario a llevarlos hasta su casa, el padre llamó al 911 para alertar que su hijo estaba siendo víctima de un robo en proceso.

Los delincuentes llegaron con Fraga a su casa de la calle Las Heras al 1000 (Ituzaingó) donde redujeron a la empleada doméstica y se apoderaron de unos 1.000 dólares en efectivo.

El padre del empresario y la policía llegaron al mismo tiempo al domicilio, cuando los delincuentes aún estaban dentro de la casa.

Al notar la presencia policial, los asaltantes salieron de la casa y, para cubrir su fuga, dispararon con una mini ametralladora que dejó alrededor de 40 vainas servidas calibre .40 diseminadas en el lugar.

A raíz de esa ráfaga de disparos, uno de los policías que llegó al lugar terminó herido por el rebote de uno de los proyectiles que entró y salió por uno de sus muslos, aunque estaba fuera de peligro.

En la balacera, el patrullero recibió algunos disparos en un parante y en el guardabarro izquierdo, mientras que la camioneta de la víctima fue dañada con nueve impactos de bala.

Los delincuentes lograron escapar del lugar en el mismo auto Golf en el que se movilizaban, que más tarde apareció abandonado en el cruce de las calles Andonaegui y Hortiguera de Castelar, donde se corroboró que tenía las patentes cambiadas y que había sido robado el viernes pasado en jurisdicción de la comisaría de Villa Sarmiento.

El caso es investigado por la fiscal Gabriela Millán, de la UFI 1 de Ituzaingó. El oficial herido fue visitado hoy por concejales de Cambiemos.