Caso Ávalos: El jurado encontró culpable por «homicidio culposo» al subcomisario Buscarolo, que evita la perpetua

Luego de más de tres horas de debate, el jurado encontró culpable por «homicidio culposo» al ex subcomisario de la Policía Federal José Pérez Buscarolo, en el juicio oral que culminó ayer por el asesinato de Iago Ávalos, un adolescente de 17 años de Hurlingham.

La querella, patrocinada por la CORREPI, había pedido perpetua por el delito de homicidio agravado. El caso, al que calificaron de «gatillo fácil», ocurrió el 12 de mayo de 2017, cuando Pérez Buscarolo, quien prestaba servicio en la División Investigaciones Patrimoniales de la Federal, persiguió por 20 cuadras a Iago y a su amigo Nicolás, quienes le habían hurtado las tazas de las ruedas del auto minutos antes.

En el trayecto, el agente disparó de civil contra el Renault Sandero en el que se movilizaban los jóvenes y dio muerte al muchacho de un disparo que ingresó por la luneta del vehículo, luego por la zona izquierda de su espalda y salió por el pecho.

En un principio, el abogado querellante Ismael «El Turco» Jalil, había desconfiado de este juicio por jurado, pero en la mañana de ayer, cuando se reanudó la audiencia definitiva, se mantenía con buenas esperanzas de ganar la batalla legal.  Hasta llegó a decir que estaba «a favor de los juicios populares, a pesar de la bajada de línea de Bullrich».

“En un juicio técnico la condena era ejemplar”, señaló al portal Primer Plano, a la salida de los Tribunales de Morón.  Rolando, papá de Iago, se mostró “destrozado” por el fallo.

“No esperábamos esto porque las pruebas eran muy contundentes, pero esta es la falsa justicia. Pero a la gente le digo que tenga cuidado de no rayarle el auto nunca porque si tiene un arma (Buscarolo) va a hacer los mismo”, describió. La CORREPI, en tanto, consideró que la condena fue «escandalosa», por parte de un «jurado popular que disciplinó la doctrina de Bullrich», la ministra de Seguridad de la Nación.

El acusado llegó a juicio con prisión domiciliaria, dictada recién el año pasado. El jurado debía componerse el 2 de mayo, pero la inclusión de familiares de policías demoró todo. Recién pudo arrancar el 22 y terminó este lunes 27, con los alegatos y el veredicto.

En sus últimas palabras, Buscarolo intentó pedir disculpas. «No era un delincuente», le dijo a la familia de la víctima, a la que le pidió que no le gane «el odio». Finalmente hubo dos pedidos: La defensa alegó un homicidio culposo. Que fue lo que salió.