La violencia volvió a agitar la vida institucional del Deportivo Morón: El ingreso de barras obligó a suspender asamblea

La intromisión de barras del Deportivo Morón obligaron este mediodía a levantar la asamblea en la que se debatía el aumento de la cuota social, aunque por ahora no ha habido denuncias oficiales en el marco de una interna que va en aumento.

«La Asamblea Extraordinaria realizada en el día de la fecha, fue suspendida por cuestiones que exceden el marco institucional», se limitó a comunicar el club en redes sociales, mientras que brilla por su ausencia la cobertura de medios partidarios. No hay fotos, ni audios. Se habla de golpes y de una renuncia no oficial del presidente, Roque Labozzetta.

«El presidente no renunció, quiere hablar. Esto viene del lado de la política», explicó en off un socio concurrente al club.

Los barras habrían pedido también dinero y querían que se les financie un viaje a Brasil para la semi de la Copa América.

El año pasado ya hubo desmanes cuando se les cortó el ingreso gratuito al estadio, lo que originó a su vez una sanción del APREVIDE.

El tema cuota social había sido el caballito de batalla de la oposición para desmoronar la segunda gestión de Alberto Meyer desde la base de sustentación económica. Los argumentos populistas y el escaso manejo político del empresario hicieron naufragar otros intentos de llevar la cuota a niveles más lógicos. Hoy un socio con platea paga $650.

Hace una semana el club explicaba que tenía un déficit operativo mensual de un millón de pesos. Y si bien mantuvo el presupuesto del fútbol de la pasada temporada necesitaba equilibrar las cuentas. Por eso se propuso un aumento lineal del 50% en la cuota. Como ocurrió otras veces había pocos socios para discutir y muy politizados a la anterior gestión.

Cuando todo parecía indicar que se iba a aprobar un aumento del 20% ingresaron barras que o son socios, o «tenían carnets truchos». La campaña electoral los motiva también. Son mano de obra de la política. Por este tipo de cosas Meyer volvió al club y lo enderezó. Por este tipo de cosas se cansó y se fue el año pasado, dejando al vicepresidente a cargo.